El comercio canario, a la cola del país por la falta de gasto turístico

Canarias es la CCAA que menos crece en cuanto a ventas comparada con el resto del entorno nacional. Asimismo, la variación del Índice de Ocupación medio es el más bajo del país con un – 5,7% que se aleja del crecimiento medio nacional (1%).

El comercio minorista en Canarias continúa resentido por la incertidumbre económica y la ausencia de gasto turístico que está suponiendo la pandemia del COVID-19. Un deterioro que consigue mitigarse durante el segundo trimestre del año pero que persiste frente a los primeros resultados positivos para el sector en el ámbito nacional. Esta es la principal conclusión que se extrae del último boletín sectorial de coyuntura elaborado por el Servicio de Estudios de la entidad cameral con el patrocinio de Cajasiete, relativo al periodo comprendido entre abril y junio de 2021.

Así, las ventas continuaron retrocediendo en el segundo trimestre del año, aunque con menor intensidad que lo hicieran en el primero, tal y como refleja el Índice de Comercio Minorista a precios constantes, cuya variación trimestral fue del -3,1% frente al -12,7% de los tres primeros meses del año. En el conjunto de España las ventas minoristas crecieron un 4,7% respecto al primer trimestre.

Para el presidente cameral, Santiago Sesé, no son buenos datos porque siguen poniendo de manifiesto la imposibilidad de que el sector arranque tan solo con el consumo que realizan los residentes: “es necesario disponer de medidas que sostengan a los comercios hasta que el número de turistas vuelva a recuperar fuerza, tanto ayudas directas que compensen las pérdidas como una prolongación a las bonificaciones a la Seguridad Social en los comercios vinculados a la actividad turística. Asimismo, una subida del salario mínimo interprofesional sería inasumible en estos momentos por el sector. Además, es necesario prolongar los ERTES hasta finales de año y adecuar los cambios laborales a la realidad de un sector que requiere de flexibilidad, porque gran parte de este está marcado por la estacionalidad de sus ventas”.

Sesé también ha insistido en la necesidad de incentivar el turismo de comprar, hasta ahora poco aprovechado: “por eso, desde la Cámara insistimos en la importancia de activar, cuanto antes, un mecanismo ágil que permita la devolución del IGIC a los no residentes en la UE, algo que cobra especial valor de cara al turismo británico”.

Por su parte, el director general de Cajasiete, Manuel del Castillo afirma que “desde Cajasiete vemos que se consolidan las tendencias de menor uso de efectivo, incremento del uso de tarjetas y sobre todo del comercio electrónico. Una vez más, insistimos en la idea de que es muy importante que las Administraciones Públicas profundicen en el desarrollo de medidas que ayuden al pequeño y mediano comercio, pero no menos importante que cada uno de nosotros en nuestro rol de consumidores por un lado, y en el rol de ciudadanos por otro,  ahora más que nunca, seamos responsables con nuestras decisiones de compra, conscientes de la repercusión que tienen, y por otro seamos escrupulosos en el cumplimiento de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, ya que tarde o temprano todos nos vemos afectado por ambas conductas.»

Canarias, la comunidad autónoma con menor crecimiento de ventas

Si comparamos los datos con los de hace un año, el segundo trimestre de 2021 registra, por primera vez desde el inicio de la pandemia, resultados positivos: un 15% mejor que el de 2020, especialmente por el aumento del mes de abril (35%), aunque hay que tener en cuenta que se está comparando con el trimestre de mayor confinamiento que se vivió en el año 2020. A nivel nacional el promedio trimestral del ICM también mejoró anualmente, aunque a una tasa 2,3 puntos superior a la canaria (17,3%).

Si tenemos en cuenta el acumulado de enero a junio, Canarias es la CCAA con menor crecimiento en ventas (0,3%), tan solo por delante de las caídas registradas en las ciudades autónomas de Ceuta (-3,7%) y Melilla (-5,6%).

Un escenario de dificultad que también se pone de manifiesto en otros indicadores como el referido al empleo, con un retroceso trimestral del 0,5% y del 3,4% anual en el índice de ocupación, frente al crecimientos del 1,1% anual que ya se comienza a registrar a nivel nacional. En el periodo de enero a junio el Índice de Ocupación cae un 5,7% el mayor retroceso del país, cuyo descenso medio se situó en el -1%. Asimismo, el trimestre finaliza con 846 afiliados menos y 1.306 parados más en las oficinas de empleo que hace un año, hasta situar las cifras totales a finales del mes de junio en las 148.138 afiliaciones a la Seguridad Social y 44.583 parados registrados en las oficinas de empleo. Cifras muy alejadas aún de los datos prepandemia ya que entre febrero del 2020 y junio de 2021 el comercio canario ha perdido 10.277 afiliaciones a la Seguridad Social y el número de parados ha crecido en 10.388 personas.

Las mejores previsiones, condicionadas por la quinta ola de la pandemia

De cara al comportamiento del sector durante los próximos meses se comenzaba a observar algo más de optimismo con las esperanzas puestas en recuperar cierta actividad durante los meses de verano, si bien es verdad que la deriva que está teniendo la quinta ola de la pandemia y sus posibles consecuencias ha vuelto a retrasar la esperada recuperación. En este sentido el último Indicador de Confianza del sector mostraba a comienzos del mes de julio unos resultados y unas perspectivas cada vez menos negativas que hicieron crecer la confianza hasta un 12,6%, por debajo del avance nacional que fue del 16%.

De hecho, el porcentaje de respuestas favorables pasó de un 13% atendiendo a los resultados alcanzados durante el segundo trimestre del año a un 16% en sus previsiones para el tercero. Por el contrario, las respuestas desfavorables pasaron de ser un 52% en el segundo trimestre a un 38% en sus perspectivas para el verano. Registros algo más favorables que sobre todo apuntan a la estabilidad en el sector con un 46% de los comercios de las islas afirmando que mantendrá su actividad.

En términos cuantitativos también se observa una leve recuperación en el número de empresas inscritas a la Seguridad Social con algún trabajador a su cargo al experimentar un incremento 64 empresas en su comparativa con las existentes en marzo de 2021 y de 126 más respecto a junio de 2020 (0,9%), motivado, principalmente, por el aumento de las empresas de venta y reparación de vehículos de motor (76), ya que tanto los comercios mayoristas como los minoristas aumentaron en menor medida, 6 y 44 empresas respectivamente. Junio finaliza con un total de 13.797 empresas inscritas en actividades comerciales, incluida la reparación de vehículos, una cifra que avanza pero que aún está muy alejada de los datos prepandemia cuando el sector alcanzaba las 14.860 empresas a finales de 2019 (1.063 menos que hace año y medio).