Canarias dispone ya de la primera sala de bioseguridad para autopsias por Covid y otras causas infecciosas

Se ubica en el IML de Las Palmas y se trata de un espacio completamente independiente del resto instalaciones para evitar la contaminación de otras estancias y garantizar la seguridad del personal.

La consejería de Administraciones Públicas, Justicia e Igualdad, a través de la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia, ha invertido 487.807,18 euros en la obra y el equipamiento de la nueva sala.

La consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, que dirige Julio Pérez, ha puesto en marcha en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLCF) de Las Palmas una sala de autopsias de bioseguridad nivel 3 (BSL-3) para la realización de necropsias de personas fallecidas por la Covid-19 y por otras causas infecciosas. Esta sala es la primera de estas características en Canarias y estará también a disposición de los hospitales para la realización autopsias clínicas, con el objeto de avanzar en proyectos de investigación.

Con esta nueva instalación, el IMLCF de Las Palmas se convierte en uno de los institutos de medicina legal punteros en España en el que se podrán realizar, con las máximas garantías de seguridad, aquellas autopsias de personas fallecidas como consecuencia de la Covid-19 y de otro tipo de patógenos como el ébola, gripe aviar, síndrome respiratorio agudo y grave, brucelosis, tuberculosis multirresistente y cualquier otro virus que se pueda desarrollar en el futuro, según explicaron hoy en el acto de presentación de este nuevo espacio Julio Pérez, la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Marta Bonnet, la directora del IML de Las Palmas María José Meilán.

Este tipo de salas se caracterizan por una serie de instalaciones dirigidas a aislar el ambiente y evitar la salida de cualquier elemento infectado de las mismas, y es tan específico que actualmente la normativa está en proceso de adaptación existiendo sólo su aplicación en laboratorios de alta seguridad de investigación.

El consejero destacó la seguridad en el trabajo, la calidad del resultado y el progreso en el conocimiento como valores que se incorporan en el sistema público judicial como consecuencia de la puesta en funcionamiento de la sala de bioseguridad. Así, precisó que las y los trabajadores realizarán su labor en condiciones de absoluta seguridad, según los conocimientos que existen actualmente, remarcó el impulso a la calidad del resultado del trabajo profesional y señaló el progreso del conocimiento y el avance de la ciencia médica y judicial.

Pérez indicó que esta actuación se enmarca en las medidas de modernización de la justicia promovidas por el Gobierno de Canarias, desde el que se aspira a que las 15 salas de autopsias disponibles en Canarias –entre dependencias de los IML y de los hospitales públicos- cuenten con la mayor seguridad, lo que dependerá, aclaró, de los espacios disponibles para este tipo de instalaciones y del presupuesto del que se disponga.

Bonnet explicó que la sala de bioseguridad es completamente independiente del resto de instalaciones del Instituto de Medicina Legal para evitar la contaminación de otras estancias y garantizar la seguridad del personal, indicó que se ha construido en un espacio antes ocupado por archivos y resaltó que dicha instalación cubre una necesidad para la realización de autopsias por causas infecciosas puestas de manifiesto y demandadas por las y los profesiones hace tiempo.

La directora general especificó que la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, ha invertido un total de 487.807,18 euros, que incluye la obra civil, sistemas de ventilación y climatización, puertas automáticas, equipamiento y mobiliario, así como equipo de videograbación y digitalizador de aparato de rayos X.

Meilán agradeció la sensibilidad del departamento que dirige Julio Pérez para hacer real esta demanda que surgió tiempo atrás con el Ébola y el SARS, y recordó que la necesidad de disponer de una sala de estas características se detectó en las primeras semanas de la pandemia por la Covid-19. La directora del IML de Las Palmas puso en valor que esta sea la primera sala de estas características que existe en Canarias y habló de la importancia de este tipo de instalaciones para avanzar en las investigaciones que permitan conocer las causas exactas de las muertes por la Covid-19, ya que existen muy pocos estudios al respecto.

Nivel de bioseguridad 3

La sala de autopsias de bioseguridad nivel 3 (BSL-3) se diferencia de una instalación de autopsias normal en que se trata de una sala estanca, separada del resto de instalaciones mediante un sistema de esclusas de doble puerta con cierre sellado y con diferentes presiones que aseguran un flujo de aire hacia el interior impidiendo la salida de gases a otras dependencias.

Para evitar la presencia de virus en forma de aerosoles, dijo, se potencian los sistemas de ventilación y se les dota de filtros especiales, además de incrementar la periodicidad de la renovación de aire.  Asimismo, y para evitar la salida de patógenos a través del agua utilizada o cualquier otro fluido, cuenta con dispositivos especiales de tratamiento químico del agua, de modo que solo se evacúa al saneamiento general una vez tratado.

La sala de nivel 3 cuenta con una cabina de seguridad biológica para la manipulación de las muestras potencialmente contagiosas con el objetivo de que cuando salga una muestra de ese recinto lo haga ya preparada perfectamente para que quien la manipule no tenga riesgo de contaminación.

Esta instalación tiene dos circuitos limpios y diferenciados, que nunca se juntan: uno para las personas que trabajarán con el cadáver y, otra, para el propio cuerpo. En la primera de ellas, las personas tienen que pasar por diferentes estancias para colocarse los Equipos de Protección Individual (EPI) y, al terminar, se accede a una ducha y espacios para que las personas que trabajan con el cadáver puedan realizar una completa descontaminación. Mientras, el cadáver se guarda en una cámara frigorífica y se traslada a la sala de autopsia por otro circuito independiente.

Videograbación de autopsias

Bonnet expuso que la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad de Justicia actualmente, en el marco de las medidas para la digitalización de la Administración, está implantado en parte de sus salas de vistas judiciales el nuevo sistema de grabación de vistas, con el que se ha equipado también a esta nueva sala de autopsias de forma que se pueda compartir la documentación bidireccional entre los juzgados e IML.

Agregó que, en línea con el objetivo de digitalización, acentuado por la situación de pandemia y como práctica dirigida a evitar el contacto y la transmisión del virus, también se ha dotado a las instalaciones del IML de un digitalizador del aparato de radiología.

Asimismo, detalló, todas las instalaciones se han ejecutado con tecnología de domótica de forma que desde un ordenador se puede controlar y comandar el funcionamiento de toda la sala como fijar la temperatura de la sala, apertura y cierre de puertas, encendido, apagado y regulación de la iluminación.