Canarias, ante el gran reto. La seguridad sanitaria para un destino competitivo

Canarias aparece recogida en el TFUE (Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea) como una de las nueve regiones ultraperiféricas RUP, se denominan así porque deben afrontar una serie de dificultades relacionadas fundamentalmente con sus características geográficas: insularidad y lejanía entre otras, además de la dependencia de un reducido número de productos, que conforman un obstáculo para su potencial desarrollo. Aprovechando las bondades del clima y el tesón de muchas personas, ha permitido conseguir un bienestar inimaginable décadas atrás, máxime cuando nuestra historia se ha caracterizado por ser una tierra de emigrantes.

Canarias en cifras del último año, grosso modo, cuenta con una población de derecho cercana a los dos millones doscientos mil habitantes, con una tasa de crecimiento del 20% si la comparamos con la existente en el año 2000. Hablando de cifras turísticas, dispone de más de doscientas cincuenta mil plazas hoteleras y alrededor de ciento ochenta mil plazas extra hoteleras, su aportación directa al PIB es de un 35% y cuenta con una generación de empleo del 40%. Datos que dan una dimensión de lo que Canarias se juega en esta entente entre los diferentes actores que deben velar por mantener la situación de liderazgo de los últimos años.

Por otro lado, no hace falta ser un especialista para saber que el principal enemigo de la economía es la incertidumbre, la falta de confianza y tampoco un experto en turismo para tener claro que uno de los elementos claves de un destino, es la seguridad, seguridad en todos los aspectos que afecten a la integridad de una persona.

Así y en base a los datos expresados en los párrafos anteriores, cualquier persona puede entender claramente que Canarias debido a sus singularidades tiene una dependencia extrema del turismo y que el destino (nuestra oferta) basa su excelencia entre otros aspectos en la seguridad que ha mostrado siempre en comparación con otros lugares que son competidores directos. En este momento de incertidumbre económica es fundamental hacer valer nuestra condición de Destino Seguro, en este caso, destino Libre de Virus (situación más compleja que las que se han dado con anterioridad y todos los problemas del Mediterráneo Oriental). La situación de lejanía por una vez juega a nuestro favor, poder controlar a todas las personas que entran y por lo tanto poder conocer su situación sanitaria, nos dará una ventaja fundamental. En este sentido la aplicación de medidas preventivas y concretamente la realización de test antes de viajar o al menos al llegar al destino, va a marcar un distintivo inigualable. Poder elegir un destino con la seguridad de que está libre de virus, simplemente, no tiene competencia. Más que nunca nos jugamos nuestra supervivencia y no podemos escatimar esfuerzos en marcar esa diferencia, es la mejor inversión en promoción. CANARIAS DESTINO SEGURO.

Las asociaciones firmantes estamos seguras que desde el mundo empresarial existiría colaboración plena, pero entendemos que son las administraciones públicas y concretamente el Gobierno de Canarias quien debe materializar la iniciativa.

FAST, CEST, tenerife network, AEDH, ASOCIO, CIT SUR TENERIFE, CALÍNICO.