AMPECAN: «Arona no permite la micromovilidad eléctrica sostenible»

Desde el Ayuntamiento de Arona aseguran que es necesario estudiar bien esta reivindicación para garantizar también la seguridad de los peatones.

Según la instrucción de la DGT, este tipo de vehículos podría ir por la calzada, pero la realidad es que la Policía Local de Arona multa a los usuarios de VMP que circulan por la calzada.

La Asociación para la Movilidad Personal y Ecológica de Canarias (AMPECAN) ha solicitado en varias ocasiones este año reunirse con el Concejal de Transporte Seguridad y Movilidad del consistorio de Arona, sin éxito.

La Asociación para la Movilidad Personal Ecológica de Canarias (AMPECAN) quiere denunciar públicamente que ha solicitado desde febrero varias reuniones con Francisco Marichal, el concejal de Transporte, Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Arona (Tenerife), sin éxito. La asociación, que nació en enero de este año, y que defiende los intereses de los más de 10.000 usuarios de VMP que existen en Canarias, quiere que el Ayuntamiento escuche su propuesta para mejorar la movilidad sostenible en el municipio con el uso del patinete eléctrico y otros VMP, puesto que no existen carriles bici y los VMP no tienen por dónde circular. Según la instrucción de la DGT, este tipo de vehículos podría ir por la calzada, pero la realidad es que la Policía Local de Arona multa a los usuarios de VMP que circulan por la calzada.

Alejandro Virgos Müller, Delegado de AMPECAN en Arona, explica que la DGT otorga potestad a los diferentes ayuntamientos, no permitiendo una unificación de normativa en el conjunto de España. “Uno de los problemas que más quebraderos de cabeza trae a los usuarios de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) y a los agentes de movilidad, son las complejas y contradictorias normativas. Esto se solucionaría con la equiparación del VMP a la bicicleta. Dos vehículos de movilidad sostenible similares deben compartir una misma normativa dentro de la ordenanza municipal”, aclara Virgos Müller.  «Exigimos al ayuntamiento de Arona que adapte la ordenanza de circulación a los previsto en la INSTRUCCIÓN 2019/S-149 TV-108 y permita la micromovilidad eléctrica sostenible», asevera.

El 9 de marzo, ante el silencio del Ayuntamiento de Arona, Alejandro Virgos registró la Propuesta de Regulación de los Vehículos de Movilidad Personal en el municipio de Arona mediante la equiparación de VMP y bicicletas y la potenciación de la movilidad eléctrica de AMPECAN. A día de hoy, no ha recibido respuesta.

El 4 de mayo el Delegado de AMPECAN en Arona presentó por registro eletrónico del Ministerio de Política Territorial y Función Pública la Propuesta indicada sobre la ordenanza de movilidad/circulación/tráfico y VMP en Arona.

“Queremos facilitar la incursión de los VMP en el municipio, hemos intentado concertar cita con el concejal de Movilidad de dicho municipio, para poder tratar todo lo relacionado a estos medios de transporte”, señala.  Nuestra propuesta es “la actualización de la vigente ordenanza Municipal reguladora de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial con el objeto de orientarla hacia la potenciación de la movilidad sostenible (VMP, bicicletas y vehículos eléctricos), la micromovilidad, el transporte colectivo y la multimodalidad en el transporte; buscando así la sostenibilidad, ecología, economía y la imagen de destino sostenible del municipio”.

El delegado de AMPECAN en Tenerife explica que debido a la controversia generada desde su incursión como nuevo medio de transporte, en el municipio de Arona “nos encontramos con una ordenanza desfasada no sólo con las prescripciones de la DGT sino con las recomendaciones internacionales (pe. OCDE) sobre movilidad sostenible, micromovilidad y multimodalidad, que no permiten su uso”. Además, prosigue, aunque dicha ordenanza prohíba los VMP (usando un desfasado término de patinete a motor) existe una tolerancia (basta ver las calles de Los Cristianos) con  el uso de los mismo por las aceras y zonas peatonales desoyendo la Instrucción de la DGT y habiendo agentes que recomiendan dicha opción (las aceras) antes que la calzada (que es lo que establece la Instrucción al considerar el VMP como vehículo) o incluso reconocen que se podría sancionar al usuario bien por violar la ordenanza, bien por violar la instrucción. “Tal tolerancia es tal que se desatienden pasos de peatones, se permite el uso de vehículos que no son VMP o siquiera legales”, critica.

Al no establecer la DGT un marco común más de allá de una simple instrucción, sin un peso obligacional para que los municipios regulen, se provoca que exista una normativa diferente en cada municipio de España; nada que ver con lo ocurre para conducir un coche o una moto.

En la actualidad, “poco o nada se ha escuchado a este colectivo, por lo que necesitamos que se nos conozca, que se escuchen nuestras propuestas basadas en la experiencia del usuario, las recomendaciones internacionales, los criterios de sostenibilidad ambiental de documentos como la agenda 2030 o incluso las propias recomendaciones para la vuelta a la normalidad tras la COVID19 y, sobre todo,  que seamos equiparados a las bicicletas, ya que las normativas actuales no contemplan plenamente el uso y disfrute de este nuevo medio de transporte, que además sería óptimo usar en esta nueva normalidad ocasionada por la COVID19, de un modo económico, sostenible y eficaz”, concluye.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram