Noticias Tenerife 7 actitudes que debemos dejar ir para ser libres

- Publicidad -

7 actitudes que debemos dejar ir para ser libres

spot_img

Ser libres no solo implica poder hacer lo que queremos, es un asunto mucho más amplio que también involucra nuestra responsabilidad con lo que hacemos y cómo lo asumimos; no solo se trata de romper con las barreras espaciales, es preciso, para ser libres de verdad, romper las ataduras mentales que nos limitan.

Para poder lograr una libertad auténtica de nosotros mismos, hay que conocer y ser conscientes de las cosas que nos impulsan y las que, por el contrario, nos frenan en la vida, de tal modo que, cada paso que demos sea con la mayor claridad posible. Soy Francisco Martins, coach, autor y especialista en relaciones de la Academia del Amor y hoy te hablaré de 8 actitudes que es necesario dejar para ser libres.

  1. Las comparaciones

Ser comparativo, constantemente, hace que nuestra opinión y forma de ver el mundo esté sesgada por los prejuicios, incluso, hacia nosotros mismos; es por esta razón que nuestra libertad se ve limitada de una forma sutil cuando, por ejemplo, dudamos de nuestras capacidades porque vemos que alguien lo hace mejor, así que perdemos un poco la autoconfianza y lo peor es que no sabemos cómo reflejar seguridad.

  1. Hacer juicios

Juzgar también es una manera de limitarnos y condicionarnos con respecto a cómo creemos que deben ser las cosas. Por ejemplo, cuando damos por sentado que todas las personas son infieles y, por ello, siempre debemos desconfiar de la fidelidad de alguien, sencillamente esto sería bastante negativo y llevaría a conflictos que, solo por una actitud que asumimos, afectaría nuestra relación de pareja.

  1. El remordimiento

El remordimiento y la culpa son sentimientos similares que también traen consecuencias negativas en nuestra libertad si no le damos manejo; por ejemplo, si nuestra pareja tiende a ser manipuladora, podría pasar que, fácilmente, ante un inconveniente menor, el remordimiento termine recayendo en ti lastimándote y atándote a algo que no es tu culpa.

  1. El enojo

Aunque el enojo es un sentimiento y reacción natural que podemos tener, no significa que no podamos hacer práctico el beneficio del autocontrol; cuando lo hacemos, tenemos ventaja sobre la situación que genera la reacción y así no nos vemos limitados a un sentimiento que puede hacer mucho daño.

  1. Las preocupaciones

Esta actitud o sentimiento también representa una carga para quienes la experimentan, precisamente porque nos ocupa la mente en algo que aún no ha pasado o de lo cual no tenemos certeza de que pasará; esto, al final, nos limita en aspectos como la tranquilidad y la felicidad gracias a la incertidumbre y zozobra.

  1. Las excusas

Las excusas son un hábito que, evidentemente, limitan nuestro accionar porque psicológicamente nos crean obstáculos que en realidad complejizan cualquier situación; estas hacen que nuestra libertad se limite a las imposibilidades que vemos y no se impulse con las oportunidades. Por ejemplo, en las relaciones sentimentales, estas pueden deteriorar fácilmente el vínculo si se dan recurrentes los “peros” para todo lo que emprendan juntos, apagando poco a poco la llama del amor.

  1. El miedo

Por último, esta sensación coarta nuestra libertad porque nos paraliza ante las acciones que podemos ejecutar por temor a lo malo que pueda suceder, de tal modo que nos imposibilita sin antes experimentar o luchar por lo que queremos.

spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

Últimas Noticias