Jesús Millán Muñoz | Saul Steinberg, el Klee del dibujo

Saul SteinbergSaul Steinberg

Saul Steinberg, el Klee del dibujo

Picasso podríamos indicar que pintó-dibujó diez tipos de temas, y fue cambiando de estilo, Klee amplió la temática, pero Steinberg a todo lo anterior, ofreció una vertiente de humor.

Saul Steinberg (1914-1999) aunque muy reconocido a nivel mundial, especialmente, a y entre los especialistas/entendidos, no se ha valorado lo suficiente, bajo mi modesto entender. Pienso que en cualquier museo de Arte contemporáneo del siglo veinte, dónde esté una sala de dibujos de los grandes de dicho siglo (Picasso, Klee, Miró, Dalí, Matisse, Modiglinai, Van Gogh, etc.), deberían estar algunos dibujos de Steinberg.

Fue miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras, que su lema es “acoge, asiste y sostiene la excelencia”. Pienso que este lema resume, esencialmente, la enorme labor de Steinberg, aunque desarrolló aspectos profesionales de/en la publicidad, es considerado, uno de los grandes dibujantes mundiales del siglo veinte.

Decíamos, en la introducción, que Picasso que realizó miles de dibujos y pinturas y grabados e ilustraciones y esculturas y cerámicas, si nos fijamos esencialmente, toda la vida, estuvo repitiendo de mil modos, los mismos temas, una docena de temáticas esenciales, pero iba cambiando de estilos y de materiales y de técnicas. Klee hemos indicado, que amplió las temática, pero siempre desde esa combinación e inspiración de la música más el arte plástico. Pero Steinberg, que personalmente, me recuerda, en muchos de sus dibujos, a Klee –no olvidemos, que Miró, también tomó muchos elementos, no solo del surrealismo, sino de Klee, según mi parecer-, Steinberg, amplió la temática. Buscó como todo humorista gráfico, la sonrisa y el hacer pensar, por tanto, tuvo que tomar y retomar multitud de temáticas, que no están, esencialmente, dentro de la gran pintura del siglo veinte. Enriqueció, por eso mismo, la riqueza de la realidad y su interpretación…

La temática del Arte Plástico del siglo veinte, cuándo asistes a los museos, puedes ir de una sala a otra, y, en general, existen unos temas fijos: el retrato, el paisaje, varias figuras formando escenas, algunas temáticas concretas generales –por ejemplo, una escena de guerra, una colectividad realizando una finalidad-función, etc.-. Pero siempre estamos en el mismo correr y recorrer de los siglos. Picasso lo expresaba muy bien, siempre la madre y el niño, se había ido pintando durante milenios, desde el Antiguo Egipto hasta Grecia, pasando por toda la Edad Media, Virgen y Niño, hasta la época posterior, escenas de madres y niños. La misma temática, más metafísica o religiosa o menos. Pero solo va cambiando el estilo, algunas técnicas pictóricas, algunos materiales, no es lo mismo el óleo que le encáustica, etc.

Recordemos, que indican que Picasso cuando salió de Altamira, indicó, que no habíamos inventado nada, desde entonces. Que alguien como Picasso dijese eso, es una frase para una constante reflexión. Pienso que es verdad, ya se han encontrado pinturas de un jabalí en Indonesia, de cuarenta y cuatro mil años, doce mil más que Chauvet. No hemos inventado nada. Pero Steinberg, nos procura cientos de temas. Esta es su gran riqueza, este es el tesoro que no valoramos lo suficiente. Por lo general, los humoristas gráficos, nos ofrecen una diversidad de contenidos, más que el gran Arte Plástico. 

Hay autores que denominan a Steinberg el escritor que dibujaba, porque sus dibujos están llenos de contenidos, la mayoría sin palabras, que nos recorren el vientre y el espinazo y el cerebro, porque cada dibujo, vas pasando un libro con sus ilustraciones, y, no puedes prever el siguiente, porque será diferente al anterior que estás percibiendo-sintiendo-pensando. No será, esencialmente, diferente en el estilo y técnica, pero si en la temática, si en el contenido, si, en rasgos de expresión.

Se habla, que el articulismo de opinión, es un género que está a medio camino, entre el periodismo y la literatura, opino, que el humor gráfico, es un género combinado que está a medio camino, mezcla y recombina ambos, el arte plástico y el humor. Entendiendo humor y humor gráfico en sentido muy amplio. Algo que puede ofrecer una sonrisa, una idea radical, una pregunta, un darse cuenta que algo no has captado de las realidades-entes-cosas-datos-personas, y ahora, se te presenta en un dibujo.

Pienso, lo digan o no, con otros estilos o con semejantes, o derivados, todo el humorismo gráfico occidental del siglo XX, tiene sus bases, por un lado, en los grandes autores plásticos del siglo veinte, en todos los estilos y tendencias, pero también, en Steinberg, en multitud de desarrollos de ideas, o, expresarlas, casi del mismo modo o diferente…

En unos tiempos que tan deprisa camina todo, no tenemos tiempo suficiente, para desentrañar, nuestro misterio, el misterio del mundo. Tanta información recibimos por cada unidad de tiempo, que no disponemos de tranquilidad y sosiego y mesura mental, para acercarnos, a las grandes obras del espíritu humano. Es lo mismo, que sea una gran novela, una gran obra de teatro, un gran libro de poemas, una gran serie de pinturas o unas decenas de dibujos de Steinberg. Estas obras, nos presentan algo esencial de nosotros mismos y en nosotros mismos

Para terminar y no cansar, compruebe por usted mismo, la profundidad-esencialidad-materialidad de Steinberg, en algunos de sus dibujos, nos sintetizan en unas líneas, lo que otros, tardan docenas de páginas de literatura o de ensayo o de teología o de ciencia social. Lo he indicado muchas veces, todos los museos de arte actual, deberían, tener salas, de humoristas gráficos de sus respectivos territorios, sociedades, culturas o del mundo. Pienso que al lado de la sala de Picasso o Matisse o Miró o Klee mezclado y combinado con sus dibujos, deberían estar Steinberg, Máximo, Mingote, Forges, Rábago, Peridis, etc., en el caso de España, por no citar, autores de principios del siglo veinte Bagaría, Xaudaró, Serafín, etc.

Jesús Millán Muñoz. 

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram