Jesús Millán Muñoz | Photino el primer titiritero que se conoce

Photino el primer titiritero que se conoce

Photino el primer titiritero que se conoce

Se indica que Photino griego representaba con títeres a Eurípides, se dice que Sócrates los usaba en sus exposiciones de algunas de sus ideas.

En la Antigua Grecia se denominaban Amalgamata Neuropasta, que se traduce como “objetos puestos en movimiento por cuerdecillas”, según la tesis doctoral de Beatriz Cebrían Velasco, titulada El Títere y su valor educativo. Análisis de su influencia en Titirimundi, […] por consecuencia podríamos indicar, que el títere, como fenómeno puede tener muchos milenios, quién sabe si desde la prehistoria, y ya existen precedentes en el Antiguo Egipto, y en la Grecia Antigua como hemos indicado.

El títere no solo tendrían valores o factores educativos para niños, sino que sería un conjunto de técnicas para expresión e impresión de trozos de la realidad, el títere sería/es una modalidad de teatro, a igualdad de importancia y esencialidad que el gran teatro, y, por consecuencia, diríamos se podrían representar obras adaptadas para niños y niñas, pero también obras, del teatro clásico o actual. El ejemplo, si en la Antigua Grecia se representaba a Eurípides, y si Sócrates, exponía algunas de sus ideas, con títeres, hoy, se podría realizar-materializar-construir lo mismo, con todo el teatro universal, y, con el títere expresar ideas pedagógicas de matemáticas, física, filosofía, economía, y, cualquier otro saber ortodoxo existente en la academia universitaria.

Todo arte, posiblemente, toda realidad tiene varias dimensiones y perspectivas y ópticas que se interrelacionan-hibridan-sinergizan, una, es la realidad material, en este caso, algún tipo de muñeco, de distintos materiales, que es movido de distintos modos o técnicas por lo seres humanos; en segundo lugar, una estética-belleza-forma de ese títere-muñeco-marioneta que refleja un concepto-idea-nombre-persona-personaje, y, tercero, una concepción semántica-sintáctica de un discurso-mensaje-logos. 

Cierto es que también existen unos seres humanos, actores del títere que mueven-remueven-conmueven-expresan el movimiento en espacio y tiempo, de la representación.

Con todas estas cuatro dimensiones mezcladas-combinadas, se intenta llegar al ser más profundo del acto de lo real, de trozos de la realidad, interna-externa, motivos externos y motivos internos. Con el títere, como con cualquier arte, se intenta llegar a la profundidad del yo, a conformar relaciones neuronales o circuitos de entendimiento en el sujeto, a mostrar, si son títeres para niños, hacerles comprender realidades externas a sí mismos, para que vayan comprendiendo la enorme complejidad del mundo, para autodefinirse ellos mismos, para estar-ser en un mundo que tiene una enorme cantidad de datos y estímulos.

Podríamos decir-expresar que somos-estamos en y desde el títere-teatro-representación. En la catarsis de nosotros mismos, sujetos que emitimos mensajes con cualquier arte, o sujetos que recibimos mensajes con cualquier arte-medio-modo. No es solo una frase del diálogo oral-natural, sino una frase en movimiento, con concepciones y estéticas, con movimientos-formas, con historias, con buenos y con malos y con regulares, que abstraen o generalizan o concretizan o materializan o simbolizan o espiritualizan o idealizan realidades-relatos.

No sabemos cuánto entiende un niño-a, según edades, según obra, según representación, según sus circunstancias personales en una representación de títeres, sea en un tablado con cuatro mantas y maderas y muñecos, sea a través del títere moderno surgido en la televisión, de programas internacionales que se van representando por el mundo de los medios audiovisuales mundiales. Pero desde luego, es una, de las primeras maneras, que un niño capta que algo de su interior, ya que tiene emociones y deseos e ideas y miedos y temores y alegrías y penas, los ve-percibe-siente representados fuera de sí mismos. El títere-marioneta-muñecos en movimientos, sean de un tipo o sean de otro, según la enorme modalidad, que las culturas-sociedades-civilizaciones han ido creando, valiéndose de sus tradiciones, de sus materiales cercanos, de las personalidades de sus autores…

Por indicar algunas clasificaciones de tipos de títeres, estarían la marioneta, el títere de guante, de dedal, títere de varilla, Bunraku, etc. Y, si no he entendido mal, la doctoranda indica, que el títere para niños, es una construcción a partir del siglo diecinueve, y que toda la historia del títere, ha sido para adultos, una forma de teatro para adultos.

Para terminar, aconsejaría, que siempre es importante, ser consciente, que un fenómeno tiene mucha historia, y el títere así es y se cumple, posiblemente, en sus formas protomarionetas o prototíteres, estarían ya fijadas en los largos milenios del Neolítico. Sugeriría que a/en la ciudad de Segovia –y, en otras ciudades-, con un festival de enorme importancia en este campo, en algún lugar, realicen, no solo una placa conmemorativa, sino también una escultura/busto imaginario, al primer titiritero que se conoce, el tal Photino que representaba, nada menos que a Eurípides.

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero

Jesús Millán Muñoz

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram