Leandro Rodríguez Linárez  | Nicaragua a la Venezolana ¿O Al revés?

Nicaragua a la Venezolana

Nicaragua a la Venezolana ¿O Al revés?

Recientemente se celebraron elecciones presidenciales en Nicaragua, proceso comicial llevado a cabo en condiciones absurdas, Daniel Ortega, presidente de esa nación, aplicó la fórmula aplicada en Cuba desde hace más de 60 años, replicada en Venezuela desde hace más de dos décadas: desinstitucionalizó al país, hoy las instituciones públicas son cedes del partido de gobierno.

Ello permite a Ortega ser amo y señor de los recursos y armas de la nación, por eso observamos con profunda tristeza esas elecciones fueron consumadas al margen absoluto de la constitucionalidad y de todo precepto democrático. Las instituciones obedientes a Daniel Ortega apresaron e inhabilitaron a todos los candidatos opositores con opción ganadora y llevaron a cabo el circo electoral con candidatos ilegítimos, desconocidos o aliados del presidente. Por tal motivo, las naciones con real espíritu democrático del mundo desconocen a Ortega como presidente de Nicaragua e imponen sanciones justificadas.

Lo propio ocurre en Venezuela desde hace años, principalmente desde 2017, donde otro ápice de Cuba, el régimen chavista, imita los procesos electorales castristas. Desde que perdió la Asamblea Nacional (congreso) en 2015 por paliza electoral, el chavismo consuma procesos electorales imponiendo partidos, sus directivas, candidatos, votantes y votos, lo que por igual le ha costado su reconocimiento como gobierno, así como sanciones provenientes del mundo democrático.

El pasado 21 de noviembre en Venezuela se perpetraron elecciones para la escogencia de los alcaldes, gobernadores y poderes legislativos locales/regionales, obviamente, reinó la abstención, los venezolanos comprendieron su voto en chavismo no premia, castiga ni genera cambios. Sin embargo, ocurrió algo sumamente interesante, en el Estado Barinas, cuna de Hugo Chávez, ganó la oposición, pero el régimen acudió a sus instituciones e inhabilitaron al candidato ganador, Freddy Superlano convocando repetición de elecciones en esa entidad para el 9 de enero 2022.

Como todo régimen autoritario con figuras autoengrandecidas, el chavismo convirtió una simple derrota electoral regional en una derrota nacional y con implicaciones internacionales. Para la nueva elección arrecían las trampas: más de 30 partidos políticos entre nuevos y express, candidatos opositores falsos, migración de votantes, de centros de votación y pare de contar.

A pesar de estas trampas, los barineses están decididos acabar con el chavismo en la cuna de Chávez, al régimen no le quedará más remedio que exhibir sus trampas y quedar al descubierto ante el mundo, una vez más. ¡Ojo con Venezuela! @leandrotango

Lic. Leandro Rodríguez Linárez (Politólogo)

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram