Antonio Pastor A. | Movimiento Sacerdotal Mariano

Iglesia Movimiento Sacerdotal Mariano

Movimiento Sacerdotal Mariano

El 8 de mayo de 1972, el R.P. Esteban Gobbi (Stéfano Gobbi), participa en una peregrinación a Fátima y, en la Capilla de las Apariciones, ruega por algunos Sacerdotes que además de traicionar personalmente su vocación, intentan reunirse en asociaciones rebeldes a la autoridad de la Iglesia.

Una fuerza interior le empuja a tener confianza en el amor de María. La Virgen, sirviéndose de Él como humilde y pobre instrumento, reunirá a todos los Sacerdotes que acepten su invitación a consagrarse a su Corazón Inmaculado, para unirse fuertemente al Papa y a la Iglesia a Él, unida para llevar a los fieles al refugio seguro de su Corazón maternal.

Se formaría así un potente ejército, difundido en todas partes del mundo y reclutado, no con medios humanos de propaganda, sino con la fuerza sobrenatural que brota del silencio de la oración, del sufrimiento, de la fidelidad constante a los propios deberes.

Don Esteban pidió interiormente a la Virgen una pequeña señal de confirmación que Ella, antes de terminarse el mismo mes, le dio puntualmente en Nazaret, en el Santuario de la Anunciación. El origen del Movimiento Sacerdotal Mariano se remonta a esta sencilla inspiración interior que sintió don Esteban mientras oraba en Fátima.

Pero, ¿Qué debería hacerse entonces en concreto? En Octubre del mismo año se intentó un tímido comienzo con un encuentro de oración y de amistad entre tres Sacerdotes de este movimiento en algún periódico y en alguna revista católica.

En marzo de 1973 los Sacerdotes inscritos eran unos cuarenta. En septiembre del mismo año, en San Vittorino cerca de Roma, se tuvo el primer encuentro nacional con la participación de veinticinco Sacerdotes de los ochenta que ya se habían inscrito.

En 1974 se iniciaron los primeros Cenáculos de oración y de fraternidad entre Sacerdotes y fieles; y poco a poco se extendieron en Europa y en las demás partes del mundo.

Hasta finales de 1990, don Esteban Gobbi ha visitado repetidas veces, los cinco continentes para presidir los Cenáculos Regionales. Ha realizado unos 600 viajes en avión y un gran número en coche y tren y ha celebrado 1.446 Cenáculos a saber 693 en Europa, 485 en América, 97 en África, 91 en Asia y 80 en Oceanía. Esto constituye una prueba de cómo el Movimiento se ha difundido admirablemente en estos años por todas partes.

El Movimiento Sacerdotal Mariano ha logrado extenderse de manera silenciosa y extraordinaria. Se les ha confiado, además, la tarea de nombrar los distintos Responsables regionales y diocesanos, procurando que todo se cumpla con la mayor fidelidad al espíritu del Movimiento.

En cuanto a los seglares, no habiendo para ellos una inscripción formal, no puede darse una cifra, ni siquiera aproximada, aunque ciertamente se trata de millones. Nos es grato, además, constatar la existencia de un tan número de Sacerdotes simpatizantes; no se han inscrito todavía en el Movimiento, pero han demostrado su solidaridad con el mismo de varias maneras y en distintas ocasiones. Su número, tal vez, es superior al de los inscritos. Si viven el espíritu del Movimiento, aunque no figuren en registros o ficheros, ya cumplen

todo lo que hay de esencial en el. Casi sin darnos cuenta decía don Esteban Gobbi, nos hemos convertido en un ejército numeroso, sucede todavía que muchos Sacerdotes no conocen a los compañeros que viven bastante cerca y pertenecen al Movimiento. El M.S.M. es una  pequeña semilla plantada por la Virgen en el jardín de la Iglesia. Es una Obra de amor que el Corazón Inmaculado de María hace surgir hoy en la Iglesia para vivir, los movimientos dolorosos de la purificación.

Antonio Pastor A.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram