Noticias Tenerife La cara oculta del femicida y el femicidio – Actualización IV

- Publicidad -

La cara oculta del femicida y el femicidio – Actualización IV

- Publicidad -Culturarte Granadilla Abona
- Publicidad -

Si deseamos hacer un verdadero análisis, una verdadera disección del fenómeno machista, no podemos pasar por alto los medios de comunicación, pues allí es variado el material que encontraremos susceptible de ser analizado.

Pero antes les traslado una reflexión. Qué hubiese pasado en la sociedad, si los roles entre hombre y mujer estuvieran invertidos? El hombre cuidando la casa y los hijos, y la mujer saliendo a trabajar y buscar el sustento.

El resultado en la actualidad, probablemente, sería el mismo, la mujer luchando por que se cambien los roles. Es que eso convierte a la mujer en alguien insatisfecho?

Un machista diría que sí. Lógico, una persona con el CI bajo como el machista no podría pensar otra cosa.

La realidad es que el problema no está en los roles de cada uno, quedarse en eso es una manera simplista de querer resolverlo. El problema está en el carácter de imposición que media la distribución de esos roles, y quien decide a quién le toca cada uno.

Esta lucha que se lleva, pidiendo la igualdad entre géneros, es lo que lleva a que hayan crecido el número de femicidios. Todo cambio tan grande conlleva al menos una resistencia con la misma fuerza. Lo que no sabe el psicópata femicida es que esta es una batalla que ya ha perdido. Y por mucho que insistan en hacer atrocidades, lo único que consiguen es debilitarse más, y fortalecer a aquellos que queremos que las mujeres puedan tener la libertad de decidir sobre su destino.

Digresión aparte, retomo el tema de los medios.

Escuche en radio dos cosas que me llamaron la atención, y de una de ellas se desprende una tercera.

La primera fue que una célebre cantante española comentaba que debió suspender su carrera, para poder hacerse cargo de su familia. Debo decir que al escuchar esto, como lo decía, me cayó muy mal, pero no supe por que hasta este momento en que estoy escribiendo.

Cualquiera que la escuchara, diría que no hay nada de malo en que suspenda sus actividades por dedicarse a su familia. Bien, lo que me sonó mal al escucharlo es en primera instancia la entonación que usó, sonaba a deber pre-escrito. Pero también lo que no me gustó es que parecía que el deber era exclusivamente suyo, y que el marido no cuadraba en aquello.

A colación hago un empalme con la segunda, en otro programa, en el cual hablan de sexo, pero que comentaban, a raíz de la muerte de Bernardo Bertolucci, la escena tan conocida de Último tango en París, en donde la protagonista era violada analmente por Marlon Brando. Lo molesto fue que relataba la escena, una de las conductoras, con aire jocoso, sabiendo lo controvertida que fue la filmación de esa escena, la actriz no estaba al tanto de lo que iba a suceder, pues el director quería lograr mayor realismo en el llanto de ella.

A partir de estos dos hechos es claro que deberían plantearse los medios y quienes hablan, a los radioescucha en este caso, cual es el papel que quieren jugar ante la gente. Tener doble mensaje, o decidirse a ser coherentes.

Si pretendo ser un medio que está en contra de la violencia machista, claramente debo exigir que, quienes están frente al micrófono, sean responsables y sostengan esta política.

En el segundo hecho lo más grave es que era una mujer quien se reía de aquello que relataba. Qué mensaje pretende darle a los violentos machistas? Deben entender de una buena vez que no todo es susceptible de bromas, y que podemos hacer humor con muchas cosas, pero no hacerlo con asuntos que pueden terminar con la muerte de una mujer, o en el menor de los casos con alguna clase de abuso.

El ser comunicador social conlleva una gran responsabilidad, no se trata de sentarse frente al micrófono y decir lo primero que a uno le viene a la mente, pues eso lo escuchan muchas personas, y tal vez terminen dándole ideas perversas a algun psicopata.

Es un momento muy delicado para darnos el lujo de ser descuidados con lo que le transmitimos a la gente.

Si hay algo a lo cual le debo a la psicología, es el haber aprendido a ser meticuloso con lo que expreso, pues nunca se sabe el daño que podemos generar con las palabras. Esto no se trata de autocensurarse, pero tampoco es pretender que se es directo cuando de lo que se trata es de brusquedad o falta de delicadeza. Por que en definitiva la brusquedad para decir las cosas enmascarandolas en que se es directo, solo es una manera de ser agresivo socialmente.

Recuerdo una anécdota contada por mi padre. Él tenía un compañero de trabajo, cuyos padres eran españoles, que le contaba que le había llevado a su madre un delantal plástico de regalo, y ella al verlo se los despreció, tirando de los cordeles de amarre, arrancandolos, solo para mostrarle que no era de buena calidad. Este ejemplo es para mostrar que se puede ser agresivo con la palabra y con la conducta, sin necesidad de pegar. Esta forma de agresión es una de las más leves, y por ahí se comienza, generando dos cosas. La primera es la posibilidad de una espiral de agresión, que a medida que avanza se agrava más. La segunda es que, si quien nos agrede es alguien que tiene mucha influencia sobre nosotros, irá sentando las bases para que seamos agresivos también, pues crecemos creyendo que esa será la conducta normal con la cual debemos comunicarnos.

Les doy otro ejemplo. En un programa de radio que entrevista a los españoles por el mundo, contaba un andaluz que debió suavizar su manera de hablar con la gente, pues en su forma “directa” de hablar era interpretado como un maleducado.

Por eso hago hincapié en que el cambio de paradigma debe ser profundo y radical, y para ello se necesita ser amplio de mente, no tener miedo al cambio y siempre estar predispuesto a culturizarse. El mejor camino a la ignorancia es la soberbia. La seguimos la semana próxima. Si tienen alguna consulta o sugerencia el correo de contacto es [email protected]

Serfilippo, Horacio Alejandro Gabriel.

- Publicidad -spot_img

Articulos anteriores