Noticias Tenerife Juan Santana: “Viaja a Marruecos con El Digital Sur”

- Publicidad -

Juan Santana: “Viaja a Marruecos con El Digital Sur”

Esta carta es muy especial y está dedicada especialmente a los lectores que no pueden caminar ni viajar por infinitos motivos y gracias a Dios tengo lectores que suelen leer hasta dos o tres veces la misma carta, pero la frase más bonita que he escuchado de un fiel lector de éste periódico donde llevo colaborando más de diez años fue, “Lo primero que hago cada mañana es leer El Digital Sur“. Gracias de parte de todos los que formamos éste gran equipazo.

Esta vez quiero hacer un resumen de cómo vives en Marrakech cuando estás como turista obviamente y lo primero que tienes que hacer por obligación es armarte de paciencia, porque sino los mercaderes podrán agobiarte y si te descuidas perderás la paciencia y te saldrá ese diablo que todos llevamos dentro.

Mantener siempre la calma y cuando te mire un vendedor a los ojos, a no ser que te guste sus productos, sigue tu camino, porque sino te comerán la cabeza lógicamente para ver si pueden venderte algo, porque buscan la comida el foco de la vida, como cualquier ser humano.

Marruecos en un noventa por ciento es un mercado, aunque prácticamente todos los productos son similares, pero en algo que sobresale a otros países del mundo, es en su gastronomía, porque utilizan el carbón y los sabores son espectaculares. No existe en el mundo ningún país que prepare el cordero o el pollo, mejor que en Marrakech y son artistas en todos los sentidos habidos y por haber.

Esta vez comparto unas obras de arte pintadas encima de telas como las que utilizan para hacer sacos de papas y son una auténtica maravilla, sin olvidar a los millones de alfareros que trabajan el barro como verdaderos protagonistas del auténtico y verdadero arte manual.

Poco a poco están aprendiendo a tener las calles muy limpias y los fumadores tienen que buscar lugares donde puedan tirar las colillas, porque los suelos además se estar súper limpios, cada día los desinfectan, especialmente las zonas por donde pasean los turistas.

Hay lugares que con menos de doce euros comen muy bien dos personas y en el 99 % de los restaurantes no venden alcohol, porque está prohibido y me encanta, porque de vez en cuando hay que hacerle un culto al cuerpo.

En Marrakech está la parte moderna, con todos los lujos actuales, pero prefiero la parte antigua, es más auténtica, con los burros, los caballos y los dromedarios, trabajando entretenidos con el transporte.

Espero que te guste un poquito ésta carta y aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre las romerías de los pueblos y estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. Juan Santana.

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias