Juan Santana | Por la regla de tres así son las cosas

Juan santana regla de tres

Por la regla de tres así son las cosas

Tengo la obligación de felicitar a Irene Montero la actual Ministra de Igual da, por mantener entretenida a gran parte del país con el tema de la menstruación y a todos los políticos ignorados por los ignorantes sin ánimos de insultar y que conste que escribo con todo mi corazón, porque la vida son tres días y gracias a Podemos, España está mejorando cada minuto.

Imagine usted a un empresario que tenga contratadas a más de diez mujeres o cuando tenga que contratar a partir de ahora, porque estará pensando en los tres días que pertenecen por regla dolorida y que no se atreva a insinuar que está pensando en los tres días de menstruación porque puede ser denunciado por machista, abusador o vaya usted a saber.

Obviamente ésta suerte de conseguir los tres días libres es especialmente si eres funcionaria escondida y aquí no utilizo el término funcionario porque la menstruación es un tema totalmente femenino y siendo funcionaria no pasa nada si no funciona la oficina donde esté, porque cerramos tres días y somos todos felices.

El problema es para el empresario de una empresa privada, con una cafetería que da lo justo para vivir y con dos empleadas por ejemplo, pero si tiene éste problema de la menstruación que cierre tres días. «Cerrado por menstruación», en vez de por defunción y sonaría gracioso.

Perdone querido lector si estoy bromeando con éste asunto de forma irónica, pero en España la gran mayoría es muy feliz y la minoría ajo y agua hasta que sea al revés y saldremos a la calle gritando la famosa frase falsa «El pueblo unido jamás será vencido»,….. Que si Carmensa.

Una funcionaria con suerte que tenga treinta días de vacaciones al año, con tres días mensuales por regla Dolorida suman treinta y seis días más al año, más los siete días por asuntos propios y si sumamos la suerte de que esté en un puesto dónde nadie la controla, simplemente puedo decirle, felicidades.

Felicidades a los que están cobrando una pasta por llevar al ganado humano como ellos quieren, porque cuando no fue por Franco durante dos años, fue por Puigdemon, por el rey emérito, por Jordi Pujol, cuando no por las mascarillas de Ayuso y así pasa la vida felizmente si hay amor, porque es una lata el trabajar, todos los días te tienes que levantar.

Felicidades a los afortunados oportunistas que viven mientras los demás presumen de saber hacerlo mientras trabajan como burros.

Aquí lo dejo para seguir reflexionando. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram