Juan Santana | Noches de Taifa es lo máximo

Noches de Taifa

Noches de Taifa es lo máximo.

Todos los sábados en Televisión Canaria tenemos un programa llamado Noches de Taifa, que está creciendo sin prisas y sin pausa, porque justamente está conectado a las personas que están buscando la luz a través de las ilusiones y las emociones, pero principalmente por el equipazo que está trabajando en dicho programa.

Estuve personalmente viendo cómo se mueven todos los operarios, desde los que están en las oficinas, los regidores, en la unidad móvil, los músicos, los cámaras, los grupos invitados, el público y un sin fin de personas y sumé por encima a más de doscientas personas.

Obviamente desde Omayra que mira con lupa todo lo que le rodea, Darío el director que está súper concentrado y Elvis el presentador que desde Santiago del Teide con su forma de ser tan sociable llega a millones de corazones y sin esfuerzo, porque su cuerpo entero es un corazón.

La banda que toca en Noches de Taifa es brutal, unos profesionales de máximo nivel que se acoplan a cualquier estilo musical sin ningún problema. Hoy con las tecnologías avanzadas las partituras pueden cambiarlas en unos segundos, pero algo que jamás tendrán las tecnologías son las almas de dichos músicos obviamente.

Un equipazo que durante aproximadamente cuarenta y ocho horas está moviéndose por todo el plató a las órdenes de una dirección que organiza todo aquello que está sucediendo y el público a pesar de estar cinco horas sentado les parece corto porque están siendo testigos de todo lo que está sucediendo. Y que conste que cada programa lleva dos semanas de infinitas llamadas de teléfono contactando con los grupos o personas invitadas y demás papeleos.

La audiencia está subiendo como la espuma de la leche cuando está hirviendo y simplemente queda decir a todo el equipo de Noches de Taifa, ¡FELICIDADES! con mayúscula, porque se lo merecen.

Como decía uno de mis líderes Víctor Jara en paz descanse, «Si queremos na’mas que gozar, primero hay que trabajar, tendremos pa’toitos, pan, abrigo y amistad. Y si usted no está de acuerdo, es cuestión de usted no’mas». Aquí lo dejo, para seguir reflexionando. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Juan Santana.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram