Juan Santana | Yo no soy tuya ni de nadie, no soy tu posesión

juan santana

Yo no soy tuya ni de nadie, no soy tu posesión

Cuando estás sentado en una cafetería, sin querer escuchas las tertulias de las personas que están cerca y algunos cuando están hablando por teléfono, gritan como cuando hablas desde un tercer piso con el que está en la carretera.

Estábamos celebrando el cumpleaños de Ángel el Policía Nacional y cumple setenta y dos años, pero está muy bien conservado porque siempre ha llevado una buena alimentación a base de muchas verduras, aunque confiesa que últimamente las aborrece porque son demasiados años comiendo las mismas verduras.

Cuando estábamos echándonos un desayuno celebrando dicho cumpleaños en la Dulcería de Sergio Arguiñano, que está cerca del Puerto de Los Cristianos, escuchábamos a una pareja caminando y discutiendo de forma light, porque no llegaba a eso que llaman violencia de género y nos llamó la atención una parte de sus palabras y fue cuando ella dijo a él, «Yo no soy tu mujer, no soy una posesión».

Pero su pareja disparó unas palabras a ráfaga que estuvieron dignas para reflexionar, porque exactamente soltó, «Yo tampoco soy tuyo, pero cuando nos amábamos de verdad, me decías muchas veces, soy tu esclava, te quiero, soy tuya hasta la muerte y cuando hacíamos el amor, ¿Cuantas veces decías, soy tu p…..?».

La pareja no era consciente del volumen de sus voces y seguramente leerá ésta carta y por lo pronto ahora sabrá que los escucharon más de cinco personas, cuando iban caminando hacia Dios sabe dónde, pero nadie les grabó ni les tomó ninguna foto y ésta historia demuestra que muchas personas hablan con el volumen demasiado alto y no son conscientes de que hay muchas orejas grabadoras.

Recuerdo en una fiesta donde habían amigas cincuentonas y les pasó lo mismo cuando tenían un par de copas de más. Una amiga hablaba muy alto diciendo que si cogiera al presidente de España Pedro Sánchez, se daría un buen revolcón porque está buenísimo y ésto es lo que hay.

Aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre el Amor mientras nos echamos los croasanes que nos trajo Sergio Arguiñano y Feliz cumpleaños al amigo Ángel, que a pesar de ser Policía Nacional, tiene que pedirle permiso a su mujer cuando sale con nosotros, porque es esclavo de su mujer, con Amor del bueno.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Juan Santana

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram