Noticias Tenerife Juan Santana | Me llamaron loco por ir a La Palma

- Publicidad -

Juan Santana | Me llamaron loco por ir a La Palma

- Publicidad -Culturarte Granadilla Abona
- Publicidad -

El miércoles día siete de diciembre del dos mil veintidós de madrugada cayó un mini diluvio en las Islas Canarias, especialmente por Tijarafe en La Palma y fueron nada más y nada menos que cincuenta y ocho litros por metro cuadrado.

La casa donde estaba durmiendo podría tener más de sesenta años, pero fue construida con el amor de los antiguos albañiles, porque actualmente si la pintas, parece que es una obra nueva de un par de meses con ese enfoscado súper llano sin ninguna ondulación, con el piso de cemento que parece que tiene un barniz especial que nunca se levanta y además cuando el día siete a las diez de la mañana dejó de llover, subo a la azotea y había una piscina con una altura de aproximadamente tres centímetros con el agua que no bajaba porque los desagües estaban tupidos.

Seguramente muchos hogares tuvieron problemas porque cogería despistadas a esas familias, igual que pasa con los barrancos que no los limpian de las basuras o incluso de los matorrales que crecen y también actúan como tapones.

Estar tres días en una montaña, desconectado del mundo, desfragmenta los cerebros y cuando logré limpiar los desagües que estaban tupidos con hojas de los árboles y con cenizas del volcán, salió el agua de la azotea y sentí que valió la pena acercarse a una montaña donde no hay absolutamente nadie y solamente escuchas el canto de los mirlos que están volando de un árbol a otro buscando algo que comer.

Sin televisión porque además estaba sin conexión porque los cables estaban mojados, sin internet porque solamente tengo wifi en casa de Tenerife y en algún bar que voy a tomar café, pero ésta situación ofrece la oportunidad de pensar y usted querido lector seguramente o tal vez estará preguntando, “¿A mi que carajo me importa ésta historia?”.

Pues le confieso que la moraleja de está historia es que todo tiene un lado positivo y que gracias a venir a La Palma a pesar del anuncio de tormenta, pude limpiar los desagües y cuando veía caer el agua, sentía que mi cerebro también se estaba limpiando de la ráfaga de noticias tóxicas del día a día, entremezcladas con los magazines de Sálvame Deluxe o otros programas que descaradamente están subvencionados por el gobierno y solamente se dedican a degradar a las oposiciones, pero soy consciente como siempre repito, de que el político es el reflejo del pueblo.

Resumiendo, busca el lado positivo de las cosas y serás un poco más feliz, porque no hacerlo es estar totalmente equivocados. Aquí lo dejo, para seguir reflexionando sobre las romerías de los pueblos y estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. Juan Santana.

- Publicidad -spot_img

Articulos anteriores