Juan Santana | Cuando todo es normalidad

Cada día siguen llegando pobres personas huyendo desde África en busca de una vida Mejor, una estabilidad, un bienestar y cruzan el mar especialmente cuando no hay mucho oleaje, pero desgraciadamente es una noticia que ya no vende. Las personas más afortunados que arriesgan sus vidas porque el destino brindó la suerte, conseguirán ayudas económicas, un trabajo más o menos estable y serán más felices. Una vez están estabilizados y estables, lógicamente tendrán experiencia y vendrán sus familiares, amigos, conocidos y personas por conocer.

Los españoles desde Canarias y la península también vuelan a otras partes del mundo en busca de una mejor vida, aunque viajan de forma más light en aviones o barcos y además los trámites burocráticos serán mucho más rápidos. Detrás de todos los asuntos, temas o sucesos siempre estará el plano económico, porque absolutamente todo está relacionado con el tema económico, comenzando por el agua que tomamos y no es un vicio. Por todo tenemos que pagar, incluso para respirar bien tenemos que pagar y esto no es una frase hecha cuando decimos, «Hay que pagar hasta por respirar», porque para respirar aire poco contaminado tenemos que «pagar» una buena mascarilla.  Pescar a caña en la misma orilla para comer, incluso aquel quién no tenga ni un euro, también tendrá que pagar un permiso y cuando tienes hambre no verás ni los carteles dónde leemos que está prohibido pescar. Al Rey emérito español le dieron la del pulpo los expertos toca huevos porque mató elefantes y seguramente tengan razón para no entrar en detalles, pero luego otras personas toca huevos hacen homenajes a los etarras que mataron niños y más inocentes y sin embargo no dan tanto bombo.

Una vez escrito todo esto, le pregunto, ¿Tienes idea de cómo enderezamos toda esta cambaleta que tenemos en el planeta?. Si lo sabes, por favor escribes en el apartado de comentarios, pero con Amor y Educación, para que el director de éste periódico no te lo elimine.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.