Noticias Tenerife Juan Santana: “Hablamos con el mediador auténtico”

- Publicidad -

Juan Santana: “Hablamos con el mediador auténtico”

Hace un tiempo escribí un artículo en éste periódico dedicado a Enrique, un humilde pastor de cabras de Juan Grande en el sur de Gran Canaria. Fuimos a visitarlo Ángel el Policía Nacional del Sur de Tenerife, Aurelio Domínguez y yo, para que comparta con todos nosotros, la situación en que se encuentran los pocos pastores que nos quedan en Canarias.

Gracias a Dios que no fuimos por estos días con la que está cayendo y con lo que estamos viendo y leyendo con el caso del famoso Mediador, sin entrar en detalles.

Mogollón de millones de euros del contribuyente que tenían que haber sido para ayudar al sector ganadero, han sido tirados entre putas, fandanguillo y alegría, pero nadie habla del sufrimiento de los pobres pastores que están trabajando de lunes a lunes, sin descansar.

Enrique podrá tener ciento y pico cabras, que consumen una media de ocho sacos de pienso diarios y cada saco cuesta doce euros, pero sumando los gastos burocráticos, más las normas y obligaciones, tiene que pagar una media de doscientos euros diarios.

Obviamente tiene dos ayudantes a media jornada y con el tiempo ha logrado una gran clientela que los compra en el mismo lugar donde tiene su ganado. Los quesos tiernos, semiduro, curados o duros son espectaculares y con un precio un poco más baratos que en los supermercados.

Obviamente tenemos que ir hasta Juan Grande en el sur de Gran Canaria y recorrer aproximadamente un kilómetro por un camino de tierra, pero es transitable para cualquier coche y palabra de honor que vale la pena llegar hasta éste lugar y si Enrique tiene tiempo, puedes tener una buena charla con él.

Enrique nos cuenta que la mayoría de los quesos tiernos de los supermercados o de otras clases, están hechos con una mezcla de polvos homologados, con sus conservantes y colorantes, pero que jamás nunca, tendrán la máxima calidad de los quesos sin potingues.

Las cabras están todas marcadas por las orejas con una especie de pendientes para que los gobernantes lleven el control sanitario y para otras cosas, sin entrar en detalles, pero parece que a los señores que llevaban el control del dinero para ayudar a los pastores, no los controlaba nadie. Espero que todavía siga escapando un tiempo más, en esa vida tan dura.

Aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre las romerías y estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. Juan Santana.

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias