Juan Santana | Sorprendiendo a Nicolás Rodríguez

Nicolás Rodríguez nace en el Sur de Gran Canaria, en Sardina del Sur y casi siempre está en Pozo Izquierdo, relajado. Cuando está sentado en la acera de la casa en Pozo Izquierdo, con el sombrero western tapando media cara, nos recuerda a la publicidad de Malteser en los años ochenta cuando decía, «Malteser, empezar, es terminar el paquete».

Mi madre vive frente a su casa y él parece un poco ser su guardaespaldas, además de vez en cuando le lleva algunos mangos o otras frutas de su pequeña finca. En su día conté algo de historias con la moto de su hermano Braulio en paz descanse, una Kawasaki 900 con la que gozamos inolvidables momentos. Luego la tuvo su hermano Bruno, con quién también gocé de muchas vueltas a la isla de Gran Canaria y una vez adelantando una guagua, casi nos damos una buena hostia.

Pero esta carta es para sorprender a Nicolás, puro ejemplo de actitud pasiva, porque tiene un carácter muy respetuosamente y relajante. Imagino que tendrá sus momentos de mala hostia, pero cara a la sociedad es un maestro del Buen Comportamiento y Amabilidad Brutal. Según nos ven, nos miran y a Nicolás lo vemos siempre feliz y relajado, obviamente todos llevamos un comecocos escondido. Sale con su kayak a coger sus pulpos o cualquier otro fruto del mar. Tiene sus hijos crecidos, con su mujer siempre y sin olvidar a su pedazo perro Presa canario, que parece un tigre.

Aunque sea un poco tarde, «Felicidades por tu cumpleaños y especialmente por llevar un vida excelentemente organizada». Con tantos regalos, se ve que te odian mucho. Nos vemos pronto.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.

 

YouTube
YouTube
Instagram