Juan Santana | Semana Santa sin atascos ni aglomeraciones

Este año 2.020 la Semana Santa es nueva, la primera después de muchos años sin atascos, los hoteles vacíos que darán miedo si nos encontramos solos dentro en la noche. Este año los medios de comunicación no estarán con el mismo rollo baboso en las Noticias diciendo qué los hoteles están a un 100 % y han vendido mucho.

Tampoco veremos las colas de aeropuertos abarrotados de personas o tampoco veremos la huelga sorpresa de controladores o cualquier otro gremio que aprovechaban estos momentos para pedir más y más, sabiendo que tocarían las pelotas, porque las masas salian cómo el ganado a las montañas. Pero siempre hemos estado divididos, entre sexos, razas y religiones y según las culturas son las diferentes formas de vivir la Semana Santa. Las procesiones cristianas cargadas de emotividad, promesas, ilusiones, sueños y libertad con el máximo respeto. Hubo un tiempo dónde en estas fechas en la radio, solo escuchábamos música clásica o religiosa y estaba prohibido comer carne, solo pescado, aunque actualmente quedan muchas personas siguiendo la tradición.

Pienso que las personas somos más felices, cuando creemos en algo y en muchos casos existen dichos algo. Es curioso como en Octubre del 2.019 el periódico EL PAÍS anunciaba esta pandemia para el 2.020 y recuerdo perfectamente haberlo leído, porque todos los domingos desde hace muchos años, leo este periódico ya que también viene bien cargado de información, además acompañado de una Revista y comparto y presumo, de que este periódico publicó una carta mía hace algunos años. Otra casualidad o causalidad, es que mi hija la semana pasada vio una película japonesa del 2.014, «VIRUS» y es exactamente la misma historia de lo que estamos viviendo en estos momentos.

Un virus invisible, tos, fiebre y todos en casa, pero la pena es que la película acaba con todo controlado por el Gobierno, pero todos en casa. Ahora falta que se cumpla la invasión de Europa por parte de los africanos que vienen huyendo del hambre y las guerras, pero entremezclados con creencias religiosas de que si esto era mío, de aquel, del otro o de todos y se formará la del copón. Sin embargo todo será normal como la vida misma, normal como a las mentiras que estábamos acostumbrados la sociedad y sin entrar en detalles. ¿Qué voy a contar que los más inteligentes no sepan?. Cómo decía el abuelo, el mundo está dividido en tres clases de personas, los inteligentes, los listos y los inteligentes que se pasan de listos.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, porque el tiempo pasa y jamás volverá.

 

YouTube
YouTube
Instagram