Juan Santana | ¿Que se cuece detrás de cada persona?

Detrás de cada persona tenemos infinitas razones para esperar desde que estamos en el mismo vientre de la madre y justamente los nueve meses dentro de cada madre hasta que tenemos uso de razón, es el único espacio de tiempo donde no estamos esperando, pero muchos nos esperan. Antiguamente cuando no existían los avances tecnológicos esperábamos los nueve meses para saber si era niño o niña y personalmente era más emotivo, porque ahora sabemos hasta el horóscopo de los bebés antes de nacer.

Una vez podemos mover las manos y gatear comenzaron las aventuras, porque la curiosidad nos lleva a cumplir nuestros deseos de tocar o comer todo aquello que vemos. Nos pasamos la vida esperando por infinitos motivos y la gran mayoría de los habitantes del planeta Tierra, esperan tener un futuro con seguridad económica por encima de la moralidad. Los tiempos cambian cada cien años aproximadamente y desde la era cavernaria esperaban a las primaveras para poder buscar alimentos y esperaban cazar mamuts, hasta el descubrimiento del transporte comenzando por los caballos para llegar lejos y seguidamente el descubrimiento de la rueda.

Después las diferentes razas conquistando mutuamente esperando tener mucho más espacio, hasta el descubrimiento del dinero y hasta la fecha absolutamente todo el planeta depende del dinero. Todos los seres humanos luchan por tener dinero para poder pagar y desgraciadamente en infinitos casos no importa la forma, porque hemos perdido los valores morales y desde los camellos hasta los que se lo montan de aquella manera están viviendo la vida. Existe una total diferencia entre un hombre o una mujer de negocios y una persona trabajadora, porque tener una empresa donde tienes que sufrir los pagos obligatorios nos convierte en un trabajador más del grupo y en muchos casos son los más sufridores. Una persona que tenga un negocio, solamente Vive si el negocio funciona y Vivir es un verbo con un significado muy profundo.

Muchas personas tienen la suerte de Vivir sin trabajar o buscarse la vida para poder comer primeramente porque la comida es el foco de la vida y después pagar los gastos. Muchos empresarios tienen que rendirse porque es imposible mantener una empresa, entre alquiler, pagos de autónomo, seguros y un sin fin de pagos, porque hay que mantener a los más inteligentes que cobran un mogollón sin trabajar, pero la suerte de cada persona las marca el destino. Cada vez hay menos personas que esperan un buen trabajo porque cualquier trabajo les interesa, cada vez hay menos parejas que esperan tener una casa para casarse porque casarse sale demasiado caro si jugamos con la costumbre de esperar ahorrar dinero para pagar los trajes, el fiestón, la luna de miel y esperar que el amor no se acabe. ¿A que estamos esperando para valorar aquellas cosas más sencillas?.

No es fácil, porque estamos dando vueltas a la misma rotonda de los conflictos y además ciegos sin entrar en detalles. ¿Esperamos un simple abrazo o hemos olvidado que existen porque estamos envueltos en donde no sabemos?. Nos pasamos la vida esperando todo y a la misma vez no esperamos nada, porque no somos nada a no ser que despertemos y descubramos que un simple café por la mañana es un motivo para ser felices. Espero que ésta carta te haya hecho reflexionar. ¿Qué se cuece detrás de cada persona?.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram