Juan Santana | Más de ciento cincuenta muertes

Resulta que los dos amigos de la izquierda, son vecinos del Sur de Tenerife y están tristes porque el Cabildo ordenó talar más de ciento cincuenta árboles y todavía no sabemos si dejaron de talar árboles por la repercusión social negativa. Este grave y triste suceso ocurrió desde la zona de las Galletas a Guargacho en el Municipio de Arona, al sur de Tenerife y la ignorancia sin ánimo de insultar es inexplicable.

Resulta que para limpiar un simple solar hacen falta mil horas, permisos de propietarios y un sin fin de idioteces, pero para cortar, talar o matar árboles lo hacen y en un pis pás queda solucionado.

Los árboles no pueden pedir auxilio, no pueden gritar pidiendo ayuda, no pueden correr cuando hay fuego o si quieren cortarlos a ras como hicieron en este Sur de Tenerife y si te quejas comienzan a tirarse culpas unos a otros y días pa’tras.

En el sur de Tenerife que está prácticamente desértico y desde el cielo casi todo es cemento, tierra e invernaderos, resulta que han liquidado a más de ciento cincuenta árboles de golpe y porrazo, que eran lo poco verde que teníamos, pero nadie pide disculpas ni alega un motivo que nos convenza, aunque de todas formas tampoco entiendo porque nos extraña que cada vez estén castigando más y más a la naturaleza, porque ya es algo normal.

Sumando la ráfaga de noticias chungas del día a día, que suelen ser con las que los morbosos tienen orgasmos mentales, aquí tenemos otra para seguir sumando.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.