Juan Santana | Los programas de la tele

Cada persona es obvio que verá los programas que quiera porque somos libres y todos tenemos infinitas disculpas para defender las razones del porqué vemos este o aquel programa. En mi caso personal suelo ver las noticias de Tele 5 cuando puedo, pero una o dos veces a la semana, porque confieso que hace unos años estaba enfermo mentalmente, con los ánimos por los suelos. Estaba enganchado cómo cualquier heroinómano y a las dos de la tarde, como una pincha sentado frente al televisor para escuchar las noticias amarga vidas. Pero logré salir de la rotonda, gracias a Dios y ahora dosifico el tiempo y las veo cuando quiero, porque soy consciente de que el morbo está en las peores noticias.

Pedro Piqueras, parece que tiene orgasmos cuando comienza las noticias con frases cómo esta, «Nos temíamos lo peor, ya son 3.895 positivos en Madrid y siguen aumentando». Luego sigue ofreciendo otras noticias de políticos enfrentados, asesinatos, robos o cualquier accidente y es verdad que serán noticias, pero también podrían ofrecer noticias más agradables para animar a los televidentes y tendremos que callarnos, porque dónde manda capitán no mandan marineros. Eso sí!, cada par de meses, venga a presumir de máximas audiencias y lógicamente esto es el deseo de todos los que nos dedicamos de cualquier forma a los Medios de Comunicación, porque hablar o escribir sin que nadie escuche o lean, sería de ………

También suelo ver un poquito Sálvame Deluxe cuando quiero porque somos libres y siendo positivos no del virus, hay que reconocer que los tertulianos del programa tienen una vida que te cagas, sentados criticando al que toca, comiendo en el mismo directo y cobrando un pastón. Escribir sobre cualquier tema, equivale aguantar lo que venga, porque si decimos negro, otros dirán que es blanco, si decimos por allá, otros dirán que es por acá. Justamente lo mismo que pasa con los políticos y las políticas. Resumiendo, somos libres de expresar nuestro pensamiento y cada uno sabe sus cosas, pero siempre habrá que tener paciencia con los que saben todo y no comparten su sabiduría.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.