Juan Santana | Los datos del CIS y Puigdemon

¿Para qué sirven los datos del CIS?. ¿Alguna vez le han llamado para preguntar por quién votaría en éstos momentos?. Este tipo de información en los medios de comunicación parece que estamos jugando a las quinielas y solamente faltaría que tuviéramos boletos para repartir premios de Loterías del Estado. El Gobierno debería pensar en sacar un boleto para jugar con estos números, pero también es verdad que éste rollo demuestra el separatismo brutal. «Hace unos días tuve una media discusión con un conocido por el famoso y único Superman, Puigdemon». Dicho conocido estaba muy feliz con el arresto del maestro de la sonrisa etrusca «Puigdemon». Cuando le dije al conocido, que todo ese rollo de Puigdemon es entretenimiento de noticias y redes sociales, tuvo un rifi rafe conmigo alegándome que soy un anti sistema. Tuve que apostar una hamburguesa con todo y papas fritas, diciendo que Puigdemon además de volver a Ser Libre, saldría en las noticias con su sonrisa etrusca y he ganado la apuesta. No gané la apuesta gracias a Dios, la he ganado porque he seguido sus pasos desde el primer día que conozco a el famoso Puigdemon y estoy totalmente convencido de que los políticos y él nos están vacilando.

Somos una sociedad de canchanchanes y verduleros, de marujeo y pasteleo, de buscadores de protagonismo sin llegar más allá de creernos unos Expertos y comenzando por mí. Hemos jugado primero al CIS para seguir entretenidos en las redes y en donde sea, para luego entretenernos con el rey del mambo Puigdemon. Hasta el momento, los catalanes están jugando bien el papel de diablo, porque están luchando por separarse de los españoles y cobrando. Todos somos independientes independentistas, comenzando por los diferentes grupos políticos enfrentados entre sí, fomentando el mal rollo con el cuento de crear un país maravilloso, pero los únicos que están maravillosamente bien son las personas convencidas de que todo es un paripé y sin más remedio tienen que intentar Ser felices, porque no hacerlo es estar totalmente equivocados. Demasiados actores y actrices y lo diré siempre, «Mentirse uno mismo es de papa frita».

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.