Juan Santana | La información de la buena

Cuando aquel día recibo esta respuesta en un comentario, mientras hablábamos de que los Ayuntamientos, los Colegios, las familias y todos debemos luchar por un mundo más limpio, quedé reflexionando porque es obligatorio hacerlo. Una persona en la página del Ayuntamiento de Arona cuyo nombre reservo especialmente por respeto, dice que no hace falta informar y que cada uno sabe lo que tiene que hacer. Ésta respuesta es para estudiarla detenidamente, porque algunos lectores opinan que es la típica respuesta de un pelota del Alcalde porque tal vez esté trabajando en dicho ayuntamiento, pero prefiero pensar que es alguien que no ve más allá de su casa, alguien que no viaja, alguien con un problema de egocentrismo que no es consciente de que somos miles de personas y tenemos de todo y más hasta el infinito. Incluso pregunté a el señor que opinó así, de si realmente era consciente de esa opinión, pero todavía estamos esperando respuesta.

Obviamente la sociedad necesita información, educación, credibilidad, cultura y confianza a través de todos los medios de comunicación. A través de carteles, panfletos, periódicos escritos en papel, periódicos digitales, radios, televisión y más allá hasta el infinito y más.

Los políticos, no todos, gritan a los cuatro vientos de que los carteles informativos con buen rollo fomentando la limpieza, no hacen nada, sin embargo cada cuatro años nos invaden de carteles en campaña electoral.

Lucia está asomada en su balcón de la calle Taburiente en El Fraile (Sur de Tenerife) y con su permiso desea que comparta su imagen denunciando que justamente en frente está el famoso solar con miles de Kilos de basura, con las ratas Pa’rriba y Pa’bajo día tras día. El famoso solar que llevamos dos años luchando para que lo limpien y además instalen grandes carteles informativos con buen rollo, para poco a poco educar. Y algunos todavía no tienen claro el verdadero significado de «Educar».

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.

 

YouTube
YouTube
Instagram