Juan Santana | Karina Díaz | Desde Holanda para Canarias

Karina Díaz, es una joven de el Fraile, en el sur de Tenerife y nos envía verdades que deben saberse porque la Vida es un juego de hechos y palabras, pero de palabras estamos cansados.

Karina desea compartir sin miedo la realidad de las personas que salen en busca de un mundo mejor de aquí para allá y de allá para aquí. Sin más come coco, leemos que nos confiesa Karina desde Holanda.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. Obviamente gracias a Karina, por ayudarnos a crecer y ser mejores.

Por: Juan Santana.

El inmigrante

En Holanda casi todo es bonito atrapándote la magia del país, menos la realidad de las agencias, una realidad que sobrepasa cada una de estas calles. Los inmigrantes que llegan a este país con sueños, objetivos, deseos o simplemente una necesidad por toda la miseria que ha arrastrado actualmente el covid. Son muchos factores por que el extranjero viene a buscar trabajo a Holanda.

Demostrado no solo por mí, que me fui de mi querida y añorada isla con mi hermano si no por más de 100 personas de todas parte del mundo, la gran mayoría Canarias y el resto de España, Polonia, Bulgaria e Italia, con diferentes sucesos que le han ocurrido hasta llegar a la agencia adecuada o tal vez regresando a su antiguo hogar.

Estas agencias que por derecho legal no puedo mencionar, se encargan de una promoción tan costosa como incierta, llegando a captar más de 10 personas por día. Su marketing se basa en asegurarte un alojamiento digno (pisos o casa normales), con sus correspondientes vehículos y contratos.

Estas casas o pisos son realmente cuadras de caballos, fábricas que anteriormente han sido utilizadas por empresas que le han dejado de facturar y las han tenido que cerrar, casas viejas cayéndose literalmente a cachos, camping al aire libre sin apenas seguridad donde cualquier persona puede entrar y pasar lo que tu imaginación te de ahora mismo. En las supuestas viviendas por cada una de ellas habrá entre 20 a 30 personas, por habitación entre 4 a 8. Cobrando por alquiler semanal de 100 euros a 150. Esos vehículos tan nuevos , son furgonetas que los cinturones brillan por su ausencia, que el conductor de esa agencia contratada no sabe lo que significa el límite de velocidad.

Contratos  que si la empresa en la que te toque  esta en temporada baja  apenas haces horas y  eso conlleva a que ganas algunas semanas solo para pagar el alquiler de la supuesta casa , cosa que la agencia te dice que las 40 horas semanales te las asegura. Cobrando 7,50 euros la hora , eso sí dependiendo de la agencia, otras te pueden pagar un poco más.

Esta es la cruda realidad de las agencias en Holanda.

Por: Karina Díaz.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram