Juan Santana | Julián Mena ganará por requetemayoría

Tres días antes del famoso pleno, un empresario casi arruinado, pero sigue dando de comer a muchas personas comentaba «Espero que aprueben los proyectos en Arona y así miles de personas serán felices trabajando y tenemos movimiento». Dicho empresario está cansado de la crisis y las normativas de confinamiento hasta los infinitos, pero sigue vivo y soñando con ganarse la primitiva.

La Oposición y algunos de los mismos socialistas,  no aprueban los presupuestos y tendrán sus razones lógicamente, pero la mejor forma de llegar a comprenderlo el pueblo, es informando a los vecinos, porque tantos millones de euros apalancados con tantas familias casi locas por falta de un jodido trabajo, pueden ser los peores enemigos del PP y CC (pienso).

Estamos convencidos de que muchos humanos cuando tienen la economía solventada, los problemas de los demás se las duda y no vengan con milhojas con cuentos de injusticias porque nos conocemos todos y que la nevera vacía es muy fea. «Tenían que haber aprobado los presupuestos de los proyectos para que muchas personas sean un poco más felices y tengan Ilusiones y motivos para seguir viviendo» y luego seguir tocándose los huevos mutuamente. Los políticos que tienen sus sueldos, viven en otra dimensión, pero no todos son conscientes de dónde están y olvidan a los más sufridores y para colmo sueñan con arreglar el mundo. El empresario que comentaba sobre los irresponsables que no aprobarían los proyectos, está escapando gracias a un mini market y además no es amigo de nadie y tiene un local dónde van los hombres que están tristes y solos, porque la soledad es muy fea.

Cada semana solemos hablar con él, porque pasamos por la zona y nos regala sus opiniones y sabe más que muchos. Resumiendo, «¿Alguien sabe realmente porque no se aprobaron los proyectos?¿Cuánto tiempo aproximadamente tendrán que esperar los que de verdad van a trabajar?.

En el apartado de comentarios, tenemos libertad para explicar realmente las razones, pero sin salirse de las preguntas, yendo al grano sin niñatadas, porque estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.