Juan Santana | El Cañón del Águila en Gran Canaria

El Cañón del Águila

Estoy orgulloso y un poco sorprendido porque mi último cartel de «Sioux City» en el sur de Gran Canaria fue en 1.993 y todavía sigue vivo. Para quienes entiendan de maderas, les diré que dicho cartel está pintado con chapa de DM y ésta chapa es fabricada con cartón muy prensado y el hecho de que haya durado veintiocho años es algo sorprendente, porque ha sobrevivido a los calores y relentadas inexplicablemente. Estuve trabajando en éste poblado del western doce años y de los aproximadamente cincuenta trabajadores que habían en ésta época, solamente queda un tocayo y me alegró muchísimo encontrármelo en el Salón al amigo Juan, porque confieso que muchos se han ido al otro barrio donde todos nos encontraremos cuando nos toque. Me alegró montón ver éste pueblo del Oeste Americano reformado y es un gran museo viviente con pistoleros, caballos y respiras un ambiente del western auténtico. Me encantó llevar a unos amigos de Tenerife para que disfrutaran de aproximadamente media hora del lugar donde muchos dejamos miles de horas trabajando para el turismo, el pan de muchas familias y fuimos testigos de que todavía siguen yendo muchos visitantes turistas y residentes. Creo que Miguel Escudero, familia de Don Alejandro del Castillo, fundador del Cañón del Águila y obviamente más personas, todavía siguen luchando por éste punto de encuentro para muchos soñadores. «En los años ochenta visitaban éste poblado una media de diez mil personas semanales» y de martes a viernes cada noche entraban entre dos mil y dos mil quinientas personas para disfrutar de conciertos country y espectáculos. Era tan brutal el éxito, que incluso una noche quisieron quemar el pueblo, pero gracias al guardián escapó del fuego. Podría nombrar a muchos de los compañeros de la época, pero igual lo haré otro día y deseo felicitar a todos los que están actualmente al pié del Cañón, nunca mejor dicho. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Juan Santana

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram