Juan Santana | ¿Qué decir para animar a La Palma?

Que fácil y cómodo es ver las imágenes del volcán en La Palma, la Isla Bonita entre las Islas Canarias. En un par de días el bombardeo de vídeos y fotos colgadas en la red por miles de personas buscando protagonismo es incalculable, opinando frases de ánimo y algunos ignorantes diciendo barbaridades. Las noticias de los diferentes canales de televisión intentan ofrecer toda la información posible, pero es obvio que los verdaderos sufridores son las personas que vivían y viven cerca de los volcanes que están disparando piedras incandescentes y fuego sin parar, con ese ruido monstruoso.

¿Qué frases podemos decir para animar a los hermanos palmeros?. Las únicas palabras que tengo son, «Ánimo y paciencia», pero con ninguna palabra de amor podemos comer, porque las palabras se las lleva el viento. En estos sucesos no cabe la política ni las religiones, porque es sufrimiento y un sentimiento muy triste por encima de toda dimensión y mentirnos a nosotros mismos es de ignorante. Aquí no se puede perder tiempo y las personas que están sin nada, necesitan ayuda material, un techo, comida y un sinfín de recuerdos perdidos estarán en sus mentes el resto de sus vidas. Éste desastre es una lotería horrible que llega sin jugarla, porque es la naturaleza y el destino es quién marca los momentos de la vida. Miles de personas que estaban llevando una vida normal y de un día para otro, están corriendo antes de que llegue la lava que enterrara para siempre las casas que les costó muchísimo trabajo levantarlas. Las fincas, los animales y lo inimaginable. ¿Qué podemos decir a las personas que han perdido todo?.

«Creo» que podemos decir cualquier cosa, pero la obligación es ayudar con dinero y materiales, aunque todo está relacionado con el dinero y ojalá muchas personas consigan un hogar para llorar a escondidas hasta que no queden lágrimas y volver a empezar un mundo nuevo. Ni siquiera la naturaleza es la culpable y si es la culpable, ¿Cuál es el castigo?.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.