Juan Santana | El Coche Fúnebre reciclado

Cuando estoy yendo camino a Playa de las Américas en el sur de Tenerife, cerca de las piscinas municipales observé a un coche fúnebre haciendo una publicidad y esto si que es reciclar. Excelente idea la de utilizar el coche fúnebre para éstos menesteres, además sentí obligación de acercarme para tomarle una foto y escribir éste artículo, esperando que sorprenda. La foto la hice el viernes día uno de Octubre a las seis y media de la tarde aproximadamente, pero hasta hoy día dos a las cinco y media, no había recordado que estuve trabajando desde 1.982 a 1.984 en una funeraria, cuando iba a recoger los muertos fumando un porro y escuchando «Smoke on The water» de Deep Purple y cuando llevábamos al difunto poníamos a Vivaldi. Aunque decir o escribir que trabajé en una funeraria suena un poco extraño, pero realmente es un trabajo que alguien tiene que hacerlo. Algo anecdótico es lo que leemos en la misma puerta del coche fúnebre, «Pura Vida».

La pregunta que también podemos hacernos es, «¿Realmente el coche estuvo haciendo el servicio mortuorio?». Vamos a imaginar que fue así, apuesto que ese coche estuvo haciendo el trabajo de llevar a muchas personas muertas, que tenían pura vida y una vez más aprendemos que en éste mundo estamos de paso. De paso hasta playa de las Américas tomé ésta imagen sorprendente, morbosa y nos enseña también a reflexionar y preguntarnos, ¿Que vende esta empresa?. De paso te sigues preguntando, ¿Es eficaz la publicidad con un coche fúnebre?. Por lo pronto logra que parase el coche y tomara la foto, hiciera éste artículo y de paso voy a decirle querido lector, lo mismo que digo siempre.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, porque el tiempo pasa y jamás volverá.