Juan Santana | Artesanos de Tenerife y Gran Canaria

Calderín, es un amigo del Sur de Gran Canaria, uno de los pocos que nos quedan trabajando el barro cómo nuestros ancestrales y seguramente dentro de su cuerpo, están dichas Almas ancestrales aguantando hasta que entremos a saco en la época robótica. Admiramos a los artesanos, trabajando con sus manos y sin embargo muchísimas personas ignoran sin valorar éste valioso don casi extinguido.

Darias, es un chófer de TITSA, transporte público de Tenerife y en sus horas libres, está dedicado plenamente a la reparación de instrumentos, timples, guitarras, bandurrias y todos los instrumentos de cuerdas especialmente. Además es un timplista profesional aunque su humildad niegue su arte y además es muy tímido.

En estos tiempos que corren, estamos con la moral rozando el suelo y es muy díficil sobrevivir de cualquier forma y con el Arte todavía es mucho más difícil, pero siempre estarán aquellos pocos que valoran el Arte Puro y Duro. Darias, estuvo seis meses para fabricar un timple que me regalaron, una media de doscientas horas, porque lleva su tiempo, pegar maderas especiales esperando que terminen unidas inseparablementes para siempre y luego colocar las cuerdas esperando que su sonido sea agradable para los mejores oídos más exigentes. Tiene en su taller una guitarra clásica de la mejor marca, Alambra, pero llevaba mucho tiempo en el forro, cómo si de un Ferrari olvidado se tratara y hubo que afinarla para sacarle la carbonilla.

Ojalá existan siempre los artesanos, pero es un sueño más entre montones, porque la evolución de la vida no tiene frenos y nos vamos a la era espacial, dónde los robots serán los que correrán detrás de los humanos, Tiempo al Tiempo.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.