Juan Santana | Aperitivo con Voxeros de Tenerife

Antes de compartir algo especial con Carlos Díaz Felipe, Amigo y Gerente de una Empresa de Seguridad, tenemos que mirar con lupa, con quién hablamos, porque en estos tiempos tecnológicos, incluso las malas ideas están descontroladas y olvidan que muchos cuando hablamos por teléfono graban las conversaciones para utilizarlas para bien o para mal, aunque los periodistas graban por seguridad antes de publicar.

Carlos (en el centro de la foto adjunta) tuvo que enfrentarse a la Central Lechera de Vox en Madrid, para poder realizar una entrevista exclusiva para a éste periódico con millones de visualizaciones y acercándose a los ochocientos mil usuarios. Tomando un café con más personas, policías nacionales, empresarios y algunos más que realmente no tenemos claro sus funciones, Carlos Felipe toma la gran decisión de organizar y enderezar la entrevista que saldrá a la luz en breve, porque meterse en política según Don Carlos, tiene su encanto cogido de la mano de una gran responsabilidad, porque te juegas la salud que es lo más importante. Cuando desde Madrid le costó que dieran el permiso, tienen sus razones, porque en la Vida hay que organizarse.

Ana María Herradon, (a la izquierda) de Fasnia, estará también en la entrevista, Alberto Pérez, un humilde camionero de Güímar y no es fácil, como dicen los cubanos. Carlos Díaz, está felizmente casado con una excelente mujer de Santo Domingo desde hace veinte años y lógicamente agarra unos berrinches, cuando alguien comenta que los simpatizantes de Vox son racistas. Es consciente de que los políticos dicen lo que los demás quieren escuchar, pero vivimos tiempos de no creer en nada, porque son demasiadas las mentiras y por éste motivo cómo responsable de una empresa de seguridad, me aseguro de quién navegará en un barco, que estará en medio de fuertes tormentas.

Carlos Díaz, está convencido de que la gran mayoría somos unos incomprendidos, porque en las redes sociales leemos millones de falsos comentarios, por parte de quienes desean hacer daño, sin más, pero los luchadores no tiramos la toalla y obligatoriamente hay que seguir remando con ojos hasta en las orejas, y siempre con mucho cuidado, porque nos están acechando desde uno menos imagina. (Aquí lo dejamos). Gracias Don Carlos por tus palabras y esperamos conocer bien a las personas en la pronta entrevista y que sea lo que Dios quiera.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.