Juan Santana | Agustín Marichal, Aguacates, Prett y Román Rodríguez

Muchas veces le digo a mi hija que tenemos que leer aunque sea los periódicos, porque leer carga el cerebro de sabiduría. Román Rodríguez, es Consejero de Economía de Canarias (creo) y estuvo en Tenerife Sur y me hizo recordar aquel hace más de treinta años cuando estaba en Aldea San Nicolás de Tolentino, dónde tenemos sangre familiar y vino con su familia a desearnos feliz año nuevo a la casa de mi primo Juan Ruano el ciego en paz descanse.

Encontré cuando iba con Aurelio Domínguez al amigo y empresario gomero, Agustín Marichal en Los Cristianos en el lugar de siempre para tomar café y aproveché para preguntarle, «¿Que le pareció la visita de Román Rodríguez y qué opina de la polémica de los puertos?». Respondió que estuvo muy bien la visita, porque durante muchos años los gobernantes de todos los partidos han ignorado a Los Cristianos y…. (sonó su teléfono móvil). Agustín Marichal habla con un tal José de la Gomera sobre los aguacates para un restaurante y que iba hablar con no sé quién para que el lunes se los llevará y que la época de aguacates es de Octubre a Enero….. Después siguió diciéndonos que tenían que haber hecho un buen puerto deportivo en el Puerto de la Cruz y no el de Garachico, pero que obviamente el Puerto de Los Cristianos en el sur, hay que dejarlo en buenas condiciones de movilidad porque es una gran Central Lechera.

Aproveché para hablarle de Prett el empresario hindú que abrió la Pizzería y más productos de la India en El Fraile donde estaba la famosa antigua Pasta Loca de Fran y felicitarle porque lleva pocos meses y tiene mucho éxito gracias a su calidad. Además «deseo hablar de El Fraile y Prett para que lean el periódico en la India». Volviendo con Agustín Marichal, me gustó cuando respondió «Que hagan lo que quieran con los puertos, pero que sea pronto, porque el tiempo pasa muy rápido y dependemos de una buena unión entre las Islas Canarias y por encima de todo, llevarnos bien, porque la sociedad está confundida y cansada de tantos conflictos». Agustín estaba esperando a una amiga de la Gomera para una reunión y cuando llegó, nos dijo con amor y respeto, «Hasta luego. Nos vemos otro día»

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.