Noticias Tenerife “¿Qué le falta al columnismo de opinión español?”

- Publicidad -

“¿Qué le falta al columnismo de opinión español?”

Creo que le falta orden y conocimiento. No sabemos ahora mismo si existen tres mil o cinco mil articulistas. No sabemos cuántos han existido.

Buscas los artículos de quién sea, de la segunda mitad del siglo veinte o del siglo diecinueve, menos aún del dieciocho, que ya existían en forma de opiniones, crónicas, comentarios, piezas periodísticas de opinión o algo semejante… y, apenas encuentras.

Cierto es, que pueden existir en las hemerotecas, encerradas por el polvo del tiempo, cierto es que de algunos autores existen una cantidad suficiente en Internet, también de algunos nombres se han hecho libros y antologías…

Pero generalmente, apenas tenemos acceso fácil a los cientos de miles de artículos de opinión –no hablamos de los artículos de análisis o investigación o de datos-, sino de las columnas o semejantes, que entran en el campo de lo literario o de la opinión o del comentario, o cómo quieran definirlos…

Aquello de que el artículo de ayer, publicado en papel, sirve hoy para encender la lumbre de carbón o de leña, aquello no es suficiente. Porque, aunque las columnas periodísticas tengan muchos errores, de todos los autores, expresan un estado de la realidad en ese momento, visto por una conciencia… Que en Internet y en abierto, se puedan leer los 6.200 artículos de J. Plà es un avance en esta dirección. Es una maravilla que hayan realizado este enorme trabajo…

Decir, que no hay nada, no es cierto, decir que se ha avanzado mucho en esta dirección desde hace unos lustros, también es verdad. Indicar que muchas grandes cabeceras, van publicando o catalogando o indexando las columnas que sus firmas han realizado a lo largo de los últimos años o de los últimos cuarenta años. Esto es un enorme avance…

Nos estamos fijando en el articulismo de opinión, pero también podría aplicarse lo mismo a todas y a cada una de las secciones de un periódico o medio de comunicación –radio, televisión, blogs de Internet, periódico en papel o digital…-. Por tanto, lo mismo se debería hacer en las viñetas de humor, en las editoriales de tanta importancia, en las entrevistas, en las fotografías, en la publicidad inserta en estos medios, en las diversas secciones, etc. Todo este trabajo está por hacer, o queda mucho por hacer…

Nos hemos centrado en el articulismo, porque puede servir de emblema para todo lo demás, y, además es el campo en el cual laboro las palabras e ideas e imágenes… Archivos, Bibliotecas, Departamentos Universitarios, Museos, Fundaciones de diversas temáticas y disciplinas y áreas del saber, o/y, por zonas territoriales, podrían abordar esta cuestión, que se podría ir realizando en fases…

Primero, saber nombres, cuántas especies vivientes existen, cuántas firmas existen en el momento o han existido. Realizar un directorio simple, quizás de una página de mil palabras de cada pluma o autoría. Y, sobre esa realización empezar a encajar enlaces en Internet y bibliografía y demás… Sobre esa base, irlo ampliando en tiempo y en profundidad…

Es obvio y evidente, que los grandes articulistas, suelen ser y estar, en los grandes centros urbanos, en nuestra sociedad-país, en las capitales de más de trescientos mil habitantes…

Pero existen miles de articulistas también, que laboran sus comentarios en periódicos –medios de comunicación-, locales y comarcales y provinciales y regionales, sean en papel, sean digitales… Que están ofreciendo una cantidad enorme de temas, de orientaciones, de estilos, de tendencias estéticas, de ideologías, de conceptos, de fines, de instrumentos…

No voy a decir, que el articulismo de opinión o literario es superior, como género literario y también periodístico superior a la poesía, al teatro, a la novela, a los aforismos… pero, si pienso que ese es el fin, que tenemos que conseguir, que un libro antológico de cien artículos de una persona, hombre o mujer, pueda tener la misma calidad y profundidad que un libro notable y excelente de poesía o de teatro o de novela o de relatos o de cuentos…

Un articulista literario de opinión, como es el molde en el que entro yo personalmente, intento abrir mentes y conciencias y ojos y oídos y corazones. No intento convencer a nadie de nada. Sino que el interlocutor si desea o quiere se haga preguntas. Solo hago eso. Que el artículo no es el firmado por mis dedos, sino el que termina el lector/a…

¿Para cuándo uno, o varios Archivos o Centros Documentales que empiecen a catalogar, los cientos y miles de articulistas de opinión que existen o han existido, por zonas territoriales… para cuándo…?

¡Cuándo se haga, entenderemos que artículos escritos hace cien años, nos servirían para entender mejor la situación actual, y, quizás para no caer en los mismos errores, que de eso estamos hablando, no cometer los mismo errores, se enteran ustedes de qué va esta columna periodística, que no volvamos a caer en los mismos errores…!

 

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias