Noticias Tenerife Jesús Millán Muñoz: “Los sueños de los escritores”

- Publicidad -

Jesús Millán Muñoz: “Los sueños de los escritores”

Si expresamos escritores, podríamos indicar pintores o músicos o filósofos o empresarios o cantantes o… Todos aspiran a llegar más arriba, a quedar en la memoria colectiva. 

Nos narra José Manuel Vilabella, el hipotético o imaginario o real encontronazo hace siete décadas con el genial Álvaro Cunqueiro, en una columna titula La aparición, publicada en Colpisa, el 30 de diciembre del 2022. Un escritor, aplicable a todos los oficios de la cultura, a todo ser humano.

Toda persona es un ser fuerte y débil, al mismo tiempo, en proporciones distintas. Es como esos materiales y aleaciones, muy móviles pero muy fuertes, esas que combinan la fragilidad con la dureza, o la maleabilidad con la dureza…

Todo escritor o polígrafo o escribiente sueña, en su fuero interno, haberse sentado una tarde o un mediodía, para tomar un café con churros o tarta o una tortilla con algunos de sus ideales e idealismos escritores o pensadores o filósofos o científicos naturales o sociales.

Siempre he indicado, que como siempre, nos gustaría y soñamos haber tenido un paseo con Kant, pero que quizás, al probable o potencial Kant, que tenemos al lado, le ponemos zancadillas, tantas, que nunca sabemos, si no llega a ser un nuevo Kant, porque no tenía suficiente talento, o, es que tantos agujeros y trampas y negaciones le tendieron/tendimos, unos y otros, que jamás pudo desarrollar con normalidad el talento y potencial que lleva-ba dentro

Va cambiando las etapas de la vida, y, unos grandes popes de la cultura, con los que habrías deseado degustar un té o un chocolate con leche, los vas dejando en segundo lugar, y, vas cambiando por otros, como las olas en los ojos de los bañistas rodeados de arena, metidos en sus pensamientos y pesares y cremas de todos los colores, con las inconsciencias de ser-estar demasiado en gramos.

Pero también, llega, casi siempre la tercera edad o tercera oportunidad, como algunos indican, que ya has perdido muchas esperanzas de tanto esperar. Piensas que quizás, seas como el inventor o diseñador del “Pollo, pollo”, KFC, creo que es la fórmula empresarial, que ya con multitud de años y de hojas en su corazón y de fracasos, lanzó y creó un imperio. Pero esa luz de espera-esperanza también es pequeña.

Solo queda refugiarte/se, la mayoría, en las entretelas del alma de cada uno, y, ya sabiendo que llevas cinco décadas o más, batiendo el cobre de las palabras o de los colores o de los sonidos o de los movimientos o de los sabores… y, nunca, apenas haber tenido un modesto rayo de éxito y de aceptación y de calor, pensar qué hacer para que no se pierda la totalidad de la producción cultural…

En el cristianismo, se proclama y predica, el enriquecimiento de los propios carismas, virtudes, dones, talentos. Pero descubrir cuáles son los de cada uno, para muchos individuos es difícil.

Descubiertos o presuntamente encontrados en el interior-exterior, y, realizar árboles y obras y conceptos con ellos. Estar una década y cabalgar otra y, la siguiente, y, encima, ir atravesando el desierto-vergel de la vida. Y, nunca ser aceptada esa producción cultural.

Es un enorme dilema, ¿no tienes talento, no sabes seleccionar el proyecto más conveniente, la óptica no interesa, pero no le agrada ni a los ateos, ni a los teístas, no sabes, ni siquiera si al final, tenías talento o te faltaron circunstancias o apoyos o mentores o, incluso, es una prueba del Buen Dios, o, incluso, no era ese el camino del que te llamaba la Providencia, o, con dos millones de libros que se publican cada año, pues uno tuyo, uno más, al final, no se lee a Shakespeare, Joyce, Dostoievski… porqué te van a leer a ti/mi…?

Son/somos muchos que estamos, llevamos años/lustros/décadas, en los barrios de las grandes ciudades o en ciudades/pueblos/aldeas de provincia y provincias, esperando que venga un príncipe azul y nos despierte del silencio/sueño de miles de días, del silencio del desierto, en los que en mayor o menor grado se han ido cristalizando y materializando y convirtiendo y convergiendo multitud de producciones culturales, de mayor o menor grado o contenido o calidad… Árboles de ideas y formas y conceptos, que a nadie interesan en la realidad y en la práctica.

Que nos hemos ido desgranando y desangrando y deshilvanando con la creación y producción cultural, y, que prácticamente a nadie alimenta, ni sacia su sed. No sabemos si hemos vivido y bebido en un enorme sueño despierto. Sueño que es querer estar al lado de Velázquez o Dante o Kant o Mozart o…

http://filosliterarte.blogspot.com.es      © jmm caminero

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias