Noticias Tenerife Jesús Millán Muñoz: “Aceptar lo real es lo más difícil”

- Publicidad -

Jesús Millán Muñoz: “Aceptar lo real es lo más difícil”

Todos tenemos campos de la realidad, interior y exterior, que no sabemos como armonizarlas con nosotros y en nosotros. No sabemos como convivir con ella. 

Sea debido a heridas del pasado, sea debido a intereses del futuro, sea debido a realidades conscientes o inconscientes… Yo, les voy a exponer una mía. Me resulta difícil aceptarme, como columnista, sueño que he tenido desde joven, me resulta difícil aceptarme como escritor y pensador, realidad que llevo haciendo desde muy joven –evidentemente en la medida de las circunstancias y las épocas-.

¿Y, por qué no me acepto, como articulista y como escritor y como pensador? ¡Pongo mi ejemplo, pero usted puede aplicarlo al suyo, cada uno tiene varios temas que no es capaz de aceptar o de racionalizar o racionar o pensar…! No hablo de mi mismo, aunque ponga el ejemplo de mi mismo, hablo de usted. Qué sentido tiene que hable de mí a usted, si usted ya tiene bastante con usted de usted mismo…

En mi caso, no termino de aceptarme, como columnista, incluso, después de haber publicado en esta última década tres mil artículos periodísticos. No me puedo aceptar como escritor y pensador, porque mis textos a nadie o a casi nadie interesan… Deseé siempre observar y analizar y pensar y escribir algo de la realidad.

Lo he conseguido, un esfuerzo de cincuenta años, pero ahora, no me siento, después, de haber rellenado miles de páginas con miles de datos y miles de preguntas y miles de argumentos… Por qué y porqué. Sencillamente, porque todo trabajo tiene que tener un consenso y aceptación social de los otros. Uno puede ser un pastelero, pero si construye pasteles que nadie compra y nadie adquiere y nadie saborea. Pues al final, el pastelero, tiene que decirse, cierro la puerta de mi establecimiento…

Los columnistas hoy, de temas literarios o de opinión o personales, que tantos nombres tienen, cronistas de trozos de la realidad, comentaristas de trozos de la realidad. Hoy, dicen, que es un tiempo de enorme desarrollo para este tipo de percepción/narración de la realidad. Las noticias de la realidad, se materializan en unos minutos. Pero lo que queda para el día siguiente, son explicaciones y argumentos y razones y consecuencias.

El periodismo y los medios de comunicación se han convertido en eso. Explican lo que ha sucedido, dan razones, dan motivos, dan causas, dan intereses, dan o intentan explicar las manos negras y blancas y azules y grises y verdes y rosas que están detrás o delante de los hechos…

Ayer mismo, el telediario de una cadena televisiva a nivel nacional, en la noche, dedicó quince minutos al tema de los Leopards. Quince minutos, si no fue más. Uno, que ya es viejo en esto. Uno, que ya estaba preocupado en esta temática.

Uno que sabe algo de información y algo de los conflictos en la historia. Uno, se preocupó y preocupa más por el tiempo que le dedicaron, que el mismo hecho de si los Leopards van de un lugar a otro de Europa.

¿Qué nos espera? ¿Una gran batalla de tanques e infantería dentro de unas semanas?, ¿y, quién la va a ganar, y qué va a pasar con quién la pierda?, ¿y, qué va a pasar con Europa, y qué con esa zona de Europa?

Estuve leyendo y pensando y reflexionando, durante estos días, unas cifras de judíos muertos, -reitero, yo no soy judío-, en la segunda guerra mundial, por países y tanto por ciento del total en ese país.

Cifras ofrecidas por la Enciclopedia del Holocausto, si no recuerdo mal, ofrecía en una serie de preguntas por uno de los Museos del Holocausto existentes en Norteamérica.

¿Pero siempre es la misma pregunta, cómo fue posible, esa barbaridad, cómo fue posible y cómo fue real…? De todos los países de Europa, debemos señalar que en Bulgaria no hubo ningún caso de judío que fuese muerto por ser judío, y según, esas cifras tampoco en España… -cosa que deberíamos valorar y sentirnos orgullosos… ya, que siempre se citan otras realidades pero no esta…-.

¿Ahora es una pregunta similar, cómo fue posible el lío de Ucrania, cómo ha sido posible, cómo ha sido real, y, dónde nos llevará…?

He intentado, cuándo me han dejado publicar artículos de opinión, diríamos ya en mi tercera etapa de mi existir, aunque no sepa cuánto durará esta. He intentado que los artículos periodísticos o al menos, un tanto por ciento, puedan ser obras maestras, comparables a las grandes obras de la poesía o el teatro o la novela o el ensayo.

Yo, si creo que el columnismo es literatura, y, también es información. Son ambas cosas. Lo ideal es que busquemos, que intentemos que cien artículos tengan el mismo nivel que cien poemas, de esencialidad y profundidad y belleza y racionalidad y prudencia… Que puedan estar al lado de las grandes obras literarias de siglos anteriores y del hoy.

Pienso y opino que la mayoría de hombres y mujeres, no queremos aceptar trozos de la realidad. Que llevamos dentro, muy dentro. Y, no queremos ni razonar, ni pensar, ni recordar. Que hemos hecho, en el mejor de los casos, una especie de perla rodeado de mil cosas, para que no nos haga daño.

Pienso que una de las finalidades del articulismo, es dar un campanazo, para que intentemos, esta mañana, con un tema, que nunca abordamos, que nos enfrentemos al corazón mismo de nuestra mismidad. Creo que la columna periodística de opinión, es el gran milagro que intenta curar heridas profundas.

Que un día abres la tablet o el móvil o el ordenador o el periódico de papel, y, te encuentras una columna con un tema, que desconoces, o un tema que has olvidado o un tema que nos quieres recordar…

Hoy, la columna periodística, puede ser el gran sistema terapéutico de la sociedad. Aunque no lo creamos…

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias