Jesús Millán Muñoz | Oráculos I de Juan de Portoplano

Recibió el de Portoplano, aquella mañana una carta de un nuevo escritor o escritora, que le preguntaba que le analizase su texto y que le diese algunos consejos. Pensativo, le indicó que el escribir es vivir, y que el vivir, dentro de la legalidad y la moralidad adecuada y correcta, ofrece muchas posibilidades.

Que no se aleje de las buenas costumbres de su cultura y sociedad, y que llevase una vida normal y rutinaria, que ser un escritor no es ser un divo, sino buscar la verdad y la bondad con palabras e ideas, y que mientras tanto, buscase un trabajo que le permita vivir y sobrevivir, crear una familia, estar en la sociedad, y luego y al mismo tiempo escribir… Así, si la escritura no tiene éxito, al menos, habrá vivido una vida normal, rutinaria, con las circunstancias propias, igual que el resto de seres humanos…

Ir alejándose del insulto y de la calumnia y de la injuria. Puedes estar de acuerdo o en desacuerdo con una persona, con una idea, con un colectivo, con una ideología. Y no por eso caer en la injuria, en el insulto, en la calumnia, en la maledicencia. No añade nada bueno, y quita mucho bueno.

Debo aceptar que no entiendo el mundo, pero siempre lo he intentado entender y conocer y comprender.

Si cada individuo o persona no procura ir mejorando y perfeccionando sus ideas y conceptos sobre la realidad, es decir, tengan mayor cantidad de verdad y de bien y de bondad, entonces, sin darnos cuenta, estamos creyendo y aceptando multitud de ideas y conceptos y datos y enunciados que son erróneos o en parte erróneos. Y no solo nos perjudicamos nosotros, sino que perjudicamos a los demás. Porque somos emisores de ideas erróneas. No podemos evitar tener ideas erróneas y conceptos y datos erróneos, pero debemos, entre otros deberes y obligaciones buscar verdades en conceptos e ideas y datos…

En la vida real y rutinaria, no se suele escuchar los dos pareceres, las dos formas de pensar y de sentir y de ser y de estar y de hacer. A unos, los creemos los buenos y los justos, a los otros los malos e injustos. Y primero, nosotros no tenemos que juzgar, al menos indicarlo públicamente, segundo, no hemos oído todas las versiones…

He deseado, he tenido la ambición, durante muchos lustros, consciente e inconsciente, productor una obra cultural, libro-cuadro, que fuese considerado una obra maestra. Y que dicha producción perdurase en las futuras generaciones. Debo confesar que esa ha sido una de mis ambiciones y deseos ocultos y no ocultos. Supongo que como todos los que se dedican a los terrenos de la creación e investigación cultural, sea ciencia o filosofía o arte o teología o…

Tus emociones o sentimientos, aunque te sean totalmente evidentes y claros a y en algún tema o cuestión o persona, pueden que estén equivocados.

Me gustaría decir y decirte que todos los hombres y mujeres son buenas personas, a y en todos los sentidos. Debo indicarte, que la mayoría no lo son. Por tanto, tienes que protegerte del mal y de la maldad de ti mismo contigo mismo, de los otros contra ti mismo, y de tú, de no enviar y emitir maldad a los demás…

El otro te está mintiendo y engañando, y haces, que te crees la mentira, porque te conviene, que piense que te está engañando o creyendo las mentiras. Quizás, por no reñir, quizás, porque percibes que no quiere ver otro punto de vista, que tú crees más verdadero. Por tanto, hay que expresar siempre la verdad y el bien, pero a veces, quizás, como límite, no puedes hacerlo, no aceptas el error y la mentira, pero no puedes hablar. Quizás, la prudencia permite el silencio…

Existen, comentadores a miles, de la gran filosofía y la gran cultura y la gran teología y de la gran literatura y del gran arte. Los comentadores que comentan a esos autores, en el fondo les gustarían hablar con ellos. Pero siempre me digo, si estuviesen con nosotros, no estaríamos de acuerdo con ellos. Esos comentadores, que tantos los alaban, los criticarían agriamente, posiblemente.

Alaban a las genialidades del pasado, pero son enormemente agrios y negros con los potenciales sabios de hoy para el mañana.

Una producción cultural equis de una persona zeta, puede ser deficiente, pero también la que realice dentro de diez años puede ser genial. Por lo cual, hay que dejar que la simiente siga creciendo, no cortarla de raíz, para que ya deje de producir… ¡De ahí, que aunque en el foro interno, sea muy exigente al analizar las producciones culturales propias y la de los demás, en cuanto a la expresión, en el lenguaje hablado o escrito, soy tolerante y misericorde…o intento serlo!

El de Portoplano miraba la carta, y pensaba, qué puedo contestarle a este ser y persona humana, porque hablo con generalidades y abstracciones, y desconozco los matices y los pequeños puntos de y en la realidad. Qué puedo decir que sea verdad y bondadoso y consolador para su carne-mente-alma, y empezó a redactar algunas frases…

http://twitter.com/jmmcaminero  © jmm caminero (14 nov. 2019-28 febrero 2020 cr).

Por: Jesús Millán Muñoz.

 

Se el primero en comentar en "Jesús Millán Muñoz | Oráculos I de Juan de Portoplano"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*