Jesús Millán Muñoz | Libro de Artista-Mural: Evangelio de San Marcos de Valladolid

Este libro o libro de artista o libro mural, ejemplar único, libro único, libro objeto, titulado: “Evangelio de San Marcos (CeMar) (16) (M.A.) de Valladolid”. Que se encuentra en la colección del Museo del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, de Valladolid.

Dicha obra consta de 119 hojas numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms., pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos del Evangelio de San Marcos pegados. Ha sido realizado entre el 18 de mayo del 2016  hasta el 26 de junio del 2018 en Cr. Además firmada al final y certificada el 26 de junio del 2018 en CR. Además contiene unas tapas de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Todas las hojas están firmadas y fechadas por uno de los dos lados.

Se puede entender esta obra, al menos con estos cuatro niveles mínimos de interpretación:

1º Es un libro de artista, ejemplar único, libro iluminado, libro único, libro objeto, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados o libros iluminados…-.

2º Podría ser perfectamente un mural situándolo hipotéticamente entre cristales, y por tanto ser un cuadro-mural, visto por los dos lados, por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra. (Así tendría un tamaño solo visto por un lado de un tercio del techo de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel).

3º Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que les indiqué… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc.

4º Como obra de Arte total y Obra Total. Véase manifiestos artísticos del autor.

Además forma parte de una Biblia denominada Biblia de Ciudad Real dividida en siete partes, hasta ahora, en total 836 hojas  en cartulina, formando una unidad, pintadas por los dos lados por JMM, cada una donada a una colección independiente: Evangelio de San Mateo, CarVicMar (15), (Monasterio Cisterciense Santa María La Real de las Huelgas. Burgos) consta de 123 hojas, tamaño cartulina, de 65 por 50 cms.Evangelio de San Marcos, CeMar (16), (Museo del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana, Valladolid) contiene 119 hojas, tamaño cartulina, de 65 por 50 cms. Evangelio de San Lucas, CarVicMar (16), (Museo Catedralicio y Diocesano de León, León) consta de 130 hojas, tamaño cartulina, de 65 por 50 cms. Evangelio de San Juan, HilMiMu-VicMuRe (18), (Monasterio de Carmelitas de San José, Toro) consta de 107 hojas, tamaño cartulina, de 65 por 50 cms. Hechos de los Apóstoles, HiMC-ViMR (19), (Archivo o Museo Catedralicio de la Catedral de Sevilla), consta de 125 hojas, tamaño cartulina de 65 por 50 cms. Cartas de San Pablo CeMar (19)(M.A.) (Biblioteca Museo Clarisas Monforte de Lemos), consta de 125 hojas, tamaño cartulina de 65 por 50 cms. Cartas Católicas y Apocalipsis CarVicMar (20) (M.A.) (Biblias del Mundo, Santuario de Meritxell, Andorra) consta de 107 hojas, tamaño cartulina de 65 por 50 cms.

¿Cómo meter o insertar o incrustar el macromundo en un micromundo, o diversos micromundos en un micromundo?

Creo que esto es lo que intenta el arte, cualquier tipo de arte o de artes, en cualquier género o estilo o tendencia o cultura o subgénero o técnica.

Con esta obra de arte, que es un libro, un libro al estilo de los medievales, miniados o pintados, con textos escritos, en este caso un Evangelio, en este caso con estilos estéticas y plásticas actuales. Lo que se intenta es expresar y materializar y contener un “mundo”, es decir, que un micromundo, como es un libro o libro de artista o libro-mural, encierre una cantidad enorme de significantes y significados, como algo vivo y orgánico, y la persona que se acerque a esta obra, digamos vaya captando más y más significados y formas y contenidos y continentes. Sea un enorme carrusel o tiovivo de interpretaciones y reinterpretaciones.

El autor plástico de esta pieza-libro-obra de arte, no ha descubierto nada, ha tomado significantes o significados de todas las tradiciones culturales, y quizás, en algunos aspectos ha ido un poco más allá, por ejemplo, algunos de los manifiestos artísticos, con los que esta obra se ha diseñado y sentido y pensado y realizado y construido…

El ser humano, que pasa por tiempos convulsos y difíciles, que pasa por una etapa compleja y diversa, aunque pienso que todas las etapas históricas lo son. La persona y la persona humana, tiene que encontrar sentidos a su ser y a su estar, en definitiva, espera y esperanzas. Pienso que el arte, es una realidad de sentido, que junto a la ciencia, la filosofía, las teologías-religiones, la tecnología nos proporcionan motivos y razones para que el color sea más color, el aire más aire, la piedra más piedra. Son detentadores de significados y contenidos múltiples. Son un enorme espejo…

A veces, lo que se regala no se valora, lo que no lleva una gran firma de un gran autor considerado tampoco. Pero deberíamos empezar a analizar las obras, según su verdad, según su bondad, según su belleza, y no solo, ni predominantemente según la firma. Si nos mostraran miles de obras, sin conocer la firma, quizás podríamos acercarnos a ellas con más justicia, equidad, verdad y bondad. Y esto, aplicable a cualquier arte, a cualquier manifestación cultural, a cualquier actividad humana, sea cultura o semicultural…

El autor de esta obra considera que ella es una obra maestra, no dicho por vanidad o soberbia, porque al final, ni el autor sabe qué sucederá con ella. Que si esta obra se mantiene en buen estado, y todas las hojas unidas, bien conservada y bien tratada y bien expuesta, los humanos, esta generación y las futuras, empezarán a darse cuenta, la multiplicidad de significados y contenidos que tiene. E igual, que los libros miniados medievales, se irá valorando, la complejidad y la simplicidad de esta producción cultural…

El autor de una obra llega hasta una distancia, son ya los demás, gestores culturales, críticos y demás intermediarios culturales, los que tienen que ir más allá. Al final, una obra de arte, no tiene como fin la vanidad del autor, sino que éste es un recipiente que recoge estímulos, ideas, formas, colores, conceptos de multitud de fuentes, y hace un gran “cocido”, y lo muestra y enseña, para que lo saboreen sus coetáneos y contemporáneos, esperando que pase al mar de las futuras generaciones. Ahí tienen ustedes el guante. Paz y bien.

Por: Jesús Millán Muñoz.

http://filosliterarte.blogspot.com.es © jmm caminero.