Jesús Millán Muñoz | Historia Domus

En la Web oficial Serjesuita.es, evidentemente de los jesuitas, indican que disponen de lo que denominan “Historia Domus”, un libro manuscrito que en cada comunidad va narrando su historia.

Según, ellos mismos indican, cada comunidad es como una familia, y cada familia tiene su historia, por tanto, en cada comunidad jesuita del mundo, tienen un libro en el que van narrando, he entendido de forma diaria, todos los percances y vericuetos de su existencia, parece ser que la labor de escriba o escribano, se la otorgan a un novicio.

Explicación 

Desconocía esta costumbre-tradición, pero me parece, como casi todo invento-invención de la Compañía de Jesús, una gran idea, no sé si viene de Ignacio de Loyola o de sus primeros discípulos, o cuándo se impuso, como normativa en todas las casas de los jesuitas. Debo indicar, por si alguien, inconscientemente se le ocurre, que personalmente, apenas he tenido relación con los jesuitas, de viva voz o en diálogo, en mi ciudad de residencia hubo una casa, pero hace lustros que la cerraron, y la habitaron los salesianos, por lo cual, no sé, si en mi vida solo he hablado una vez con un jesuita y, solo unos saludos…

Si es cierto, que Ignacio de Loyola, me parece una figura esencial, para la realidad occidental, no solo para la Iglesia, y que ha tenido y tiene consecuencias para todos los ámbitos de la realidad social, cultural, religiosa. Además de que por primera vez, un pontífice es jesuita. Realidad, que en sus estatutos, si no recuerdo mal, solo en situaciones especiales, los jesuitas, pueden ocupar puestos en la escala eclesiástica, es decir, obispos. Salvo, si no estoy equivocado en tiempos de misión. Lo cual lleva a muchas interpretaciones que el “Papa Negro sea también Papa Blanco”, dicho con sumo respeto.

Que esa microhistoria de una comunidad la vayan exponiendo en papel con tinta, que la realice o encarguen a un novicio, pienso que es para que una mente más clara y nueva, pueda percibir mejor las realidades. Supongo que tendrán los demás jesuitas de la casa derecho, si no deber, de leerla de vez, en cuando, aunque sea a toro pasado. El gran invento-descubrimiento de Ignacio de Loyola, en mi modesto entender, además de los Ejercicios Espirituales, es la cuestión de la vocación-discernimiento. A veces, he pensado, que el método cartesiano del “cogito” lo copio y todas sus consecuencias, es la apropiación de la metodología ignaciana, aplicada al discernimiento filosófico. 

Consecuencias 

A veces, la mente me ha llevado a pensar, que la Edad Moderna, hace cinco siglos, empieza, cuándo tres figuras enormes, sin entrar en matices, Lutero-Ignacio de Loyola-Descartes se plantean la cuestión del yo, de la mismidad-identidad, de la capacidad de conocer-entender, del discernimiento-vocación-pensamiento. Es decir, todos esos mares con multitud de ríos interiores que se interrelacionan.

Es evidente, que existen enormes diferencias, pero pienso, que es la estructura-materia esencial de estas tres personalidades convergen en estos puntos en común. Y, de ese gran manantial de agua y calor y fuego y aire surge, en gran parte la Edad ModernaSi Lutero-Calvino-Zwinglio admiten la libre interpretación y lectura de la Biblia, como consecuencia, es obvio y evidente, que debe admitirse la liberta de interpretación de la Naturaleza-Sociedad (ya está dentro de este pensar, la revolución científica, Copérnico-Galileo-Newton, ya está dentro las revoluciones políticas Parlamentaria Inglesa-Independencia Americana-Revolución Francesalas revoluciones filosóficas: Cartesianismo-Racionalismo-Empirismo-Idealismolas revoluciones económicas-industriales, la Revolución Industrial, etc.).

He indicado que desconozco desde cuando tienen esta normativa de la Historia Domus en el mundo jesuítico, pero desde luego, podría-debería ser una fuente de información histórica, que los historiadores deberían aprovechar, y quizás, ellos prestar. Quizás, la sociedad y la humanidad, merecería que hiciesen de alguna casa-comunidad, de algunas, una recensión o publicación de esas historias, porque podrían dar mucha luz, a muchos acontecimientos de la existencia humana, en Europa, en España, en el mundo.

Pienso que, aunque uno sea ateo o agnóstico o creyente en otra religión, los jesuitas dentro de las corrientes de la acción de la humanidad, de estos cinco últimos siglos, dentro de la historia de la Cultura-Educación son un elemento esencial, no son una nota a pie de página (si mis datos no son erróneos, a día de hoy, disponen de la gestión de ciento veinte o treinta universidades en el mundo, de miles de colegios y casas de formación de todos los niveles…).

Aunque sea una realidad desconocida, la Historia Domus, es, me parece una de esas invenciones de enorme importancia no solo para los jesuitas, sino para Occidente. Una invención desconocida, al menos, era para mí.

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es        © jmm caminero

 

YouTube
YouTube
Instagram