Jesús Millán Muñoz | Davos, Bildeberg, Trilateral…

Hay temas que uno debe indicar desde el principio que es un lego, que apenas sabe nada, de los que todo el mundo habla, y la mayoría tampoco saben nada, pero creen que saben.

 

Existe, al menos, una decena de entidades-encuentros-organismos-conferencias existentes en Occidente, que no surgen directamente de las Entidades Sociopolíticas, sino que son, diríamos una serie de organizaciones-entidades de procedimiento privado, en el cual se reúnen personas de alta solvencia en determinados campos, personas que representan entidades privadas de alto nivel económico, también, personas que representan a organismos dentro de los Estados.

 

Resumiendo y sintetizando, personas que representan multinacionales en determinados sectores, económicos y financieros, personas que gestionan los mayores emporios mediáticos, personas que pueden representar, en esos momentos, los altos niveles de la información-inteligencia, personas que  ocupan máximos cargos políticos, o, personas que pueden disponer de esos altos niveles de la representación política.

 

Nadie va a leer un artículo, que el articulista, en la entradilla, indica, que es un lego en el tema a tratar. Más como en este caso que hemos realizado y unificado una síntesis, de distintos grupos-conferencias-reuniones, que por lo general, son discretas, es decir, secretas, en parte o en mayor parte, y, que puede conocerse el lugar y fecha del encuentro, pero no mucho más, y que desde luego existen diferencias entre ellas y ellos.

Pero, en general, ya he comprobado que cuando todo el mundo critica una realidad, no percibiendo nunca ningún valor, ya es sospechoso, no por la crítica, sino que no se le muestre ningún valor positivo. Y, por lo general, estas reuniones, las expresiones en los medios, en la calle, en los libros, tienen más de crítica negativa que positiva. Por lo cual, a mí, personalmente me lleva a pensar, insisto siendo un lego, no sabiendo apenas nada, pero cómo casi todo el mundo habla, de estos temas, he pensado, que quizás, yo, modestamente, también debería indicar algo.

 

– Siempre he pensado, que si las elites económicas de Europa del siglo veinte, antes de la segunda guerra mundial, se hubiesen reunido en foros semejantes a estos. Y, si el capital de esas empresas y financieros, de los diversos países, hubiesen sido y estado en todos los países de Europa. Con esas dos condiciones, pienso y me pregunto y creo, que las dos guerras mundiales, no habrían estallado, porque las superelites económicas de Europa, ayudadas por las Norteamericanas, pienso lo habrían evitado.

 

Que en Europa llevemos setenta años de paz, sin estallar, una guerra entre nosotros. Se debe, en primer lugar, que Estados Unidos manda en Europa, en muchos sentidos, también, su influencia hasta el momento, es también mundial. Segundo, porque las grandes elites económicas y financieras tienen intereses económicos en toda Europa. Tercero, porque se reúnen, en diversos foros-encuentros, por Europa y Norteamérica fijando puntos en común.

 

– Europa y Norteamérica, está dividida en unas docenas de unidades políticas, es decir, de Estados, con mayor o menor autonomía, pero son Naciones-Estado, incluso, sin negar el sueño de los Estados Unidos de Europa. Por tanto, aunque tengamos intereses similares y disimilares, formamos realidades diversas y diferentes, por consecuencia, para trabajar en direcciones no antagónicas, al menos, no totalmente divergentes, es absolutamente necesario esos encuentros…

 

Otras zonas del mundo, Estados-Continente como los denomino personalmente, ya son Estados en sí, por tanto, ya están unificados en todos los aspectos, sociales, culturales, religiosos, económicos, políticos, defensa, etc. Pero Europa y Estados Unidos pueden que estén asociados, en multitud de campos y temáticas, pero no son un Estado. Por consecuencia es absolutamente necesaria la “creación de foros-conferencias-encuentros”, al más alto nivel, para ponerse de acuerdo, hacia dónde nos dirigimos y qué, medidas globales entre Europa y Norteamérica debe tomar, o al menos, que no entren en conflicto grave, sino que sean similares, aunque con matices…

 

Puede que tengan mucho éxito libros y personajes, que con mayor o menor verdad y veracidad, escriban libros y conferencias, criticando negativamente esos encuentros-foros-conferencias. Puede que en parte lleven razón, pero pienso que sería más útil para los europeos y los norteamericanos, para los occidentales, que con sus cerebros, además de criticar lo negativo, que ellos perciban, también, incentiven e indiquen lo positivo, y, sobretodo diseñen-inventen ideas-sugerencias-conceptos que nos puedan ayudar a todos, a sobrevivir como cultura-economía-política…

 

Occidente, tiene una manera de entender y comprender el mundo, puede que no sea la mejor, pero es todavía el lugar geográfico y cultural y político y económico, dónde los ciudadanos, cada uno tiene más derechos, reales y prácticos, en la teoría y en la actuación del mundo. Si Occidente, se va muriendo, se irán muriendo posiblemente esos derechos, los derechos humanos de 1948, la dignidad de la persona, la libertad de expresión, al separación entre Estado y Religión, etc.

 

Pero para que Europa no muera, el sueño de Europa no muera, para que el sueño de Occidente no muera, de momento Europa y Norteamérica, no mueran, necesitamos, que las grandes elites de estas realidades geográficas, se reúnan y se pongan de acuerdo, y fijen fines y modos y medios e instrumentos, y que aconsejen, y que diseñen políticas, porque son los grandes timoneles de Occidente (igual que en otras zonas del mundo son otros), aunque a veces, se equivocarán, aunque a veces, pensarán mucho o demasiado en el poder de sus entidades  que representan. Pero esperamos, que serán también, aunarán los intereses de sus entidades propias, megaempresas, de sus Estados Particulares, pero también, con el sentir general del pueblo  o de los ciudadanos, de todas las clases sociales, del pueblo europeo, del pueblo occidental, formado por el momento, esencialmente, por Europa y América del Norte y del Sur y, algunas otras zonas (porque en otras zonas del mundo, sus élites, se supone piensan por sus propios intereses y por los de sus pueblos). Hasta que llegue el momento, en paz y tolerancia y mutuo acuerdo, de la paz de perpetua de Kant, de una Unión Política Mundial…

 

Europa merece seguir existiendo otros mil años, Occidente también, igual que merecen seguir existiendo otras zonas geográficas y culturales y políticas del mundo. Y, todos merecemos una Paz Mundial, una Autoridad Mundial, porque es la única manera, de que entre nosotros no nos extingamos como especie, al menos yo, no encuentro otra solución, teniendo en cuenta el poder que la humanidad ha alcanzado… Paz y bien…

 

 http://personal.cim.es/filosofia                © jmm caminero

 

YouTube
YouTube
Instagram