Jesús Millán Muñoz | 45 años de autor plástico JMM

Uno es consciente que está entrando en la tercera fase de su existencia, en la recta final, aunque no sabe, si le quedará al reloj de agua o arena unos años o unos lustros, pero esta es la realidad.

Por tanto, uno, sin quererlo, hace recapitulación y evaluación de muchos aspectos de su propia existencia, por tanto, en el terrenos de las artes plásticas, desde 1974, ya consciente, aunque con todas los vaivenes y crisis de la vida ante esta cuestión, son muchos años, son casi cuarenta y seis años, de pensar y sentir y percibir el arte, no solo desde la teoría, no solo desde la crítica, no solo desde la contemplación, sino desde la producción o creación o autoría. Autoría, me parece más modesto y más real, porque al final, desde Chauvet o desde Altamira, como dicen dijo Picasso no hemos inventado nada.

No es la intención de pasar por el fuego del horno a instituciones, entidades, personas. No es eso, porque no es mi forma de ser y de aptitud y de actitud, pero si quizás, plantearse y replantearse algunas cuestiones. Porque cada uno, tendrá que hacer frente, tarde o temprano, aunque sea en la hora de la muerte, a su conciencia, y allí y allá, ya no se engañará más. Cada uno se autojuzgará, ya sin engaños y sin mentiras, sin hipocresías…

La primera, es si la industria cultural, en general, y la industria cultura artística, y en particular del arte plástico es racional. Es suficientemente racional. ¿Por lo cual y por tanto, no se necesita realizar un debate nacional o, y regional o, y provincial o, y local? ¿A y en todos los ámbitos, en el que, todos los oficios que intervienen en estas profesiones opinen y piensen y aporten sus análisis? ¿Y, todos son todos, desde promotores, marchantes, coleccionistas, críticos, directores de museos, de revistas, autores, etc.?

Uno, piensa, si ha dedicado un enorme esfuerzo de análisis, de autoría, de realización, de información, de inversión, de estudio, para nada o casi nada. O, dicho de otro modo, en toda una vida de trabajo artístico, cierto completándolo y complementándolo con otro oficio o profesión, han sido más los disgustos, las penas, los fracasos que las pequeñas alegrías.

Volvemos a la racionalidad de la industria cultural del arte, extensible, a todas las artes, y también a otros oficios culturales. La cuestión, es o existen parámetros racionales de gestión. Pongamos por poner, un elemento, a cualquier autor plástico o autora, se le exige un curriculum, y éste enseñarlo y mostrarlo, a todas las entidades del ramo. Me pregunto, porqué los marchantes o galeristas de arte, no muestran, en sus Webs todas las exposiciones que han realizado, mes por mes, a todos los autores, y sus fechas… ¿De este modo desdibujan los errores del pasado, y, así, van cambiando el perfil ante los coleccionistas de hoy?

En las salas de exposiciones públicas, sean de museos o de bibliotecas o de otras entidades, por qué no existen, un sistema oficial de petición de exposiciones por parte de los autores, y al finalizar el año, se indica, después, todos los autores, que han pedido, y se les ha rechazado. E, igualmente, un catálogo extenso, al menos título y nombres y autores, de todas las exposiciones realizadas durante décadas.

Tomando otro punto de vista, porqué en páginas Webs municipales o de museos o de fundaciones o locales, no existe, un directorio de todas las personas que se dedican a esta profesión, si ellos o ellas quieren, en una localidad, provincia, región. Y, así de ese modo, después, se pueden realizar estudios, antologías, exposiciones, artículos sabiendo lo que existe. Se conocen las panaderías que existen en una región no los autores plásticos, de primera o décima categoría…

Por qué a algunos autores plásticos, en una entidad territorial equis, se realizan libros o directorios o diccionarios, de todos los autores plásticos existentes, en esa realidad geográfica, se seleccionan a cien o doscientos o trescientos, y a autores, que llevan diez o veinte o cuarenta años, realizando esa labor, ni siquiera se citan sus trabajos, no se les hace una entradilla, como cualquier otra persona. Porque entre una selección de cien o doscientos o trescientos en un ámbito territorial provincial, no creo que todos sean Picasso, ni Velázquez, ni Miguel Ángel…

Después de tantos años de esfuerzos, de haber realizado docenas de miles de dibujos y pinturas y hojas de libros de artista, y otros géneros, en la medida que ha podido ser, según las posibilidades, después de tantos años, y solo haber cobrado una pintura en papel, en tantos años, aunque se hayan vendido muchas o pocas, aunque la inmensa mayoría están en el mundo, en museos y fundaciones y entidades privada… Uno, se pregunta, si ha perdido las oportunidades de y en la vida. Si todo este esfuerzo lo hubieses dedicado a otra actividad, quizás, al menos le habría sonreído, la suerte y el valor y la valoración del trabajo.

En una época, que se hacen discursos tan loables al reciclaje, todo el mundo sabe, que cada año, se pierden, docenas o cientos de miles de obras de arte en el mundo. De autores, de primera o de décima categoría. Pero acaso el futbol podría existir solo con equipos y jugadores de primera, no necesita también de tercera o de quinta.

Hoy, al menos los sistemas informáticos permitirían guardar, si no obras originales, si todas las obras en textos e imágenes de todos los autores. No se habla tanto de la identidad local o provincial o regional. Conserven las obras, de una manera o de otra, aunque sean solo pixeles informáticos, de los autores de esas localidades, comarcas, regiones, provincias. ¿Acaso no se defiende tanto la identidad local y regional, y el arte es un elemento de ella? ¿Igual que en cada pueblo, no existe una gran catedral, no busquen tener en cada aldea un Picasso?

Ahora que se está en la recta final de tu modesta existencia, te preguntas, si has sido un ignorante e ingenuo e idealista. Y, ahora, a la mente te vienen demasiadas preguntas y recuerdos, que no quisieras que te viniesen. ¡Ya cansado, ya entristecido, ya sabiendo que has comido en demasía el fracaso…! ¡Paz y bien, para tirios y troyanos…!

Por: Jesús Millán Muñoz.

http://personal.cim.es/filosofia/© jmm caminero (02 agosto-01 sept. 2020 cr).