J. Santana | Tiran la leche de niños a los contenedores frente al Hotel Columbus en Las Américas

Estimado lector, algún idiota, ignorante o caradura está tirando la leche de niños a los contenedores qué están frente al Hotel Columbus en Playa de las Américas, en Arona, Municipio del Sur de Tenerife.

Dichas latas de leche regaladas, llevan el sello del Gobierno o Sanidad y es la que regalan o donan a las familias que las piden. La persona que las encontró en la basura, además sin caducar, las entregó a la Cruz Roja porque sintió dolor y pena y sin embargo con miedo a dar su nombre, porque tiene miedo que la persona energúmena obviamente, tomé represalias en el caso de que sea alguien que viva por la zona. Son más de cinco latas de leche para bebés y preguntando el precio en la farmacia, nos dicen que cuestan más de veinte euros cada una. Si las personas responsables en ayudar a quienes piden este producto leen esta carta, espero que investiguen por si es casualidad que los irresponsables vivan por la zona del Hotel Columbus.

Son tantos los problemas, son tantos los irresponsables y las injusticias que estamos viviendo día a día, que muchos nos sentimos saturados, desequilibrados, hasta los huevos de tanta tontería. El último cayuco que llegó a Los Cristianos con ochenta y tres personas, hemos leído en este mismo periódico el escrito que enviaron, dónde informan que estuvieron ocho días navegando y llegaron felizmente, algo que no se lo creen ni quiénes enviaron dicha información. Los políticos en el Parlamento están continuamente tirándose mutuamente los trastos a la cara, montando un espectáculo tan negativo que nos agobian desde el primer minuto de escucharlos.

Qué pena da todo, pero esto es lo que hay para comer y si no nos gusta, no nos queda más remedio que dejar de escuchar sandeces e intentar ser feliz mientras podamos, porque no hacerlo es estar totalmente equivocados. Ajo y agua. Lo dicho!!!

Si los responsables de regalar la leche que tiran a los contenedores leen esta carta, averiguar si son de idiotas que viven por la zona.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.