Exclusiva con okupa de los Tarajales. Tenerife Sur

Por Juan Santana.

No es fácil entrar en un espacio que no es tuyo, pero los ladrones entran y roban tranquilamente y son felices, porque bla, bla, bla. En el sur de Tenerife, por la zona de Los Tarajales, tenemos un edificio con 38 locales comerciales aproximadamente, una media de 120 personas Viviendo con mayúscula, porque Vivir es un Arte, «La Vida es un Arte y un Después». Con todos los respetos del mundo, tengo la suerte de compartir tertulia con un inquilino que asegura no ser un okupa, es un ciudadano del mundo. Si hablas con él, estoy seguro, que podrá convencer algún inteligente o enterado de esta sociedad de mentirosos. El edificio seguramente estuvo en obras sufriendo los papeleos burocráticos de normas y obligaciones (imagino), pero la verdad es que están gozándolo ciudadanos del mundo.

Según un amigo abogado, dice que existe una Ley de Enjuiciamiento Civil, con soluciones legales, pero el tiempo de los Juzgados y el sistema les favorece a quién decida el destino para no entrar en detalles. Muchos okupas, saben las leyes al raja tabla cuando entran en propiedades privadas. Este edificio es de empresarios muy conocidos en el sur de Tenerife que imaginamos estarán denunciados por el Ayuntamiento de Arona o al revés y esto lleva un proceso muy lento. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Preguntamos al ciudadano del mundo y no quiere identificarse, porque dice que a nadie le importa y tiene razón.  Respetando su decisión comenta, «Vivo aquí, porque no soy un marciano. Llegué aquí en guagua y por el destino y los que roban, no son de aquí». ¿Piensa irse algún día?, «Depende». ¿Fumas porros? «Y bebo whisky«. ¿Sabes quién construyó el edificio?, se quién lo hizo, pero por ahora es nuestro. ¿Cómo vives aquí?, como quiero y despreocupado. ¿Cuántos viven aquí aproximadamente?, ciento y pico y cada palo aguanta su vela. ¿Quieres decir algo importante?, a la sociedad no tengo nada que dejarle y me lo dejo todo. Decirle  a los políticos que cuando vengan por aquí quiero hablar con ellos, porque deberían ponernos seguridad. Algunos nos insultan y nos miran mal, queremos protección. (con dos cojones)

Me pidió un par de euros, con mucho amor se los dejé. Me cayó bien y ahora toca reflexionar. Cada uno en su sitio. ¿Por qué está el edificio en estas condiciones?.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram