Jesús Millán Muñoz | Esclavitud moderna o trabajo forzoso

Esclavitud moderna o trabajo forzoso

Esclavitud moderna o trabajo forzoso

Según la OIT en 2016, existieron 40,6 millones de personas sometidas a esclavitud moderna. De ellas, 24,9 millones en trabajos forzosos, 15,4 millones en matrimonios forzados.

Supone 5,4 personas victimas de esclavitud moderna, cada mil habitantes, es decir, 0,5 por cada cien personas en el mundoUno de cada cuatro personas en esta situación son niños o niñas.

Según la OIT de los 24,9 millones de personas en esta situación, 16 millones están en el sector privado (trabajo doméstico, en la construcción, en la agricultura…),4,8 millones son victimas de la explotación-esclavitud sexual forzosa o forzada y, 4 millones en trabajos forzosos impuesto por el Estado.

En cuanto trabajo-esclavitud forzoso sexual, el noventa y nueve por ciento, son niñas o mujeres, y, del total, el 58 por ciento en otros sectores. Se ha formalizadoel día 02 de diciembre como Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud.

He arribado a esta temática, no desconocida evidentemente para ninguna persona, aunque sea vagamente, al entrar en una minima biografía de Juan de la Mata, santo de la Iglesia Católica, fundador de los Trinitarios, como ustedes saben, los Trinitarios y Mercedarios, fueron dos órdenes religiosas, que durante siglos, desde la Edad Media, siglo doce aproximadamente, se dedicaron específicamente, a la “redención de cautivos”, palabra antigua para indicar esclavos y esclavitud,redimirlos-liberarlos.

Siempre se sitúa el caso-ejemplo, que un tal Miguel de Cervantes, lo liberaron los Trinitarios, dicen, también, que al día siguiente o a la semana siguiente, iba a ser transportado a Estambul. De haber sido este información cierta, supongo, que el Quijote no se habría escrito, y quizás, Europa y España, no habría tenido ese referente cultural como el Quijote y la creación de la novela-sensibilidad moderna, tan esencial, a y en todos los sentidos.

Hay temas-cuestiones que son tan difíciles de tratar, tan difíciles, de percibir la luz, al final del camino, de prever la erradicación de un mal social y estructural tan profundo, que uno, se desanima-entristece-enflaquece su juicio-entendimiento. Véase la biografía de santa Josefina Bakhita (1869-1947).

Cosa loable y necesaria, es que hasta dónde conozco los Trinitarios y Mercedarios han creado el Observatorio de la Cautividad. Paso necesario, a mi  modo de ver-percibir, para intentar buscar soluciones teóricas y prácticas, para este enorme problema.

Quizás, esperamos-deseamos que en el presente, todas las organizaciones privadas y públicas, institucionales y gubernamentales, filantrópicas y religiosas, nacionales e internacionales del mundo, podrían buscar sinergias, estudios, conferencias, praxis, conceptos para crear modelos de solucionar este gravísimos problema-tragedia-lacra-patología-enfermedad social humana.

En mi modesta y no erudita opinión, es necesario, no solo el conocimiento teórico de la realidad, que es la base para sustentar proyectos a y en todos los sentidos para evitar dicha lacra, sino analizar por grupos, los tipos de la esclavitud moderan, causas y motivos, fines y métodos, proporción de población, personas, situaciones, países, etc. Con esa base, se pueden analizar y comparar datos y conceptos, y empezar a aplicar soluciones, respuestas, legales y jurídicas, aplicaciones prácticas de proyectos.

Por ejemplo, todas las religiones, todos los gobiernos, dentro de su arquitectura organizativa debería ser obligatorio y aconsejable, que las Organizaciones Internacionales aconsejase y presionasen, para que todas estas entidades, de nivel supranacional, nacional, estatal, religioso mundial, tuviesen un departamento, para ocuparse del estudio y análisis de esta realidad, y por tanto, para buscar soluciones posibles, a corto plazo y a medio plazo.

Las religiones, las grandes religiones y medianas, por el tiempo de existencia en la historia que llevan, por los enormes recursos que disponen, pueden ser un instrumento eficiente para resolver la ecuación de este problema. Pienso que sin la aportación de las grandes religiones, no se podrá resolver este problema, al menos ralentizarlo, al menos disminuirlo, al menos intentar erradicarlo cualitativamente, en el tiempo menor de la historia.

Hay temas tan graves y tan tristes y tan trágicos, que pienso, pensados seria y profundamente, la humanidad, debe sentirse humillada en si misma, sentir la enorme fragilidad que es y tiene, que no solo hemos alcanzado grandes metas sociales y culturales y tecnológicas y artísticas y científicas, sino que también, todavía tenemos enormes lacras personales y humanitarias. Lacras que de momento, no parecen que estén en vías de solución, a corto plazo...

Como no vale ninguna filosofía que no intente curar alguna enfermedad, analogizo esa idea, aplicándolo al artículo, no vale ningún artículo-columna que no intente curar algún mal humano. Diría, que aquellas personas que van a los lupanares, que se dice, que una parte de esas personas que ejercen esos actos, son forzadas, debería la sociedad, volver a ser conscientes que la lujuria es un mal, un mal que tiene muchas más consecuencias que las que pensamos. Hemos olvidado que la lujuria es la fuente de muchos males, como un enorme geiser escondido, tiene muchos colores negativos…

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero

Jesús Millán Muñoz

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram