Chicharreros del sur de Tenerife, en Bruselas

Por Juan Santana.

Hace unas semanas, fallece Manuel Padilla, hermano de Javier Padilla, amigo mío y un músico de Nivel 10. Roberto Rodríguez, pide que si puedo acompañarle a tocar en estos días tristes para el amigo Javier y para muchos más obviamente. Descubro que los músicos curran, aunque algunos piensen lo contrario, pero hay que estar dos o tres horas, dándole a las cuerdas, con temas diferentes intentando agradar a la gran mayoría, aunque siempre aparecen los amargados de turno, con esas miradas taladrando de malas formas, pero gracias a Dios, son tres o dos. Javier Padilla y Roberto Rodríguez, cantan hasta bajo las piedras, en el baño, cocina, restaurantes, escenarios, por todos lados y fueron a Bruselas, dónde están esperándoles siempre con mucho Amor y Amor debería escribirse siempre con mayúscula. Muchos deseamos saber cómo les fue por la zona Bruseliana y para esto fui a San Isidro en busca del amigo Roberto, porque así nos ahorramos imaginarnos nada, él nos hará un resumen y sin más preámbulo, nos vamos con Roberto.

¿Cómo fue tu experiencia en Gante “Bélgica”, Roberto?

Una palabra lo definiría “REPETIBLE”. Salimos de Tenerife el jueves 26 de julio de 2018, a las 16.45 horas, puntual por cierto. A nuestra llegada a Bruselas que fue cuatro horas después, nos esperaba un taxista muy agradable que nos llevo al hotel que se encuentra en una ciudad llamada Aalst, que estaba a 20 minutos del aeropuerto. Era tarde, comer a las 00.00 horas en Aalst, es complicado, justo frente había un Kebab, nos hicieron unas pizzas (muy buenas por cierto), le pedimos unas cervezas pero no se venden en el local, aquí viene la anécdota, el señor que regenta el local no sube en su coche y nos lleva a una tienda como las de antaño y compramos cerveza. Este detalle presagio lo maravillosa que es la gente en Bélgica.

Javier Padilla, (entrada del Hotel). El viernes en la mañana desayunamos a las 9.30 horas y nuestros amigos nos recogieron a las 10.00 en punto. Nos dirigimos a sala que se encontraba a media hora del hotel en un pueblo llamado “Lede”. Ahí estuvimos hasta las 15.00 horas y dejamos todo preparado para la fiesta que era el motivo de este viajes, nos contrataron para ello. Luego fuimos a una plaza cerca del hotel, allí paseamos y vimos varios monumentos.  En el Ayuntamiento había mucha gente con motivo de un acto cultural y accedimos a el, sorpresa un grupo de Kenia bailando y tocando los tambores nos acercamos nos hicimos unas fotos con ellos, de igual manera con un Grupo de Salmonte, Monterrey México.

Luego comimos algo ligero y nos fuimos al hotel a descansar. A las 17.45 horas nos recogió el taxista y nos llevo a la sala. Cuando llegamos había mucha gente, entre ellos está el Alcalde “Lede”, el cual nos acogió de maravilla un persona muy particular, nos hicimos varias fotos con él y su corporación apasionado de las Islas Canarias en concreto Tenerife viene mucho a nuestra tierra. En la fiesta no voy a entrar en detalles solo decir, que nos trataron de maravilla, hicieron muchos esfuerzos por comunicarse con nosotros, nos hicieron participe de todos los actos, nos sentimos parte de su familia. Fue un acto precedido por el Alcalde y una carta escrita por el Príncipe de Bélgica. La verdad para nosotros una experiencia inolvidable.

En cuanto a nuestra labor, quedaron maravillados con nuestra música y nuestra manera de ser tan espontánea, natural y alegre como somos los canarios. La fiesta duro hasta las 4,40 horas de la madrugada, luego recogida del taxi y la cama. Al día siguiente desayuno recogida  las 11.00 horas y visita a la ciudad de Gante una preciosidad para quien le guste el arte hay que visitarla para saber a lo que me refiero les dejo unas pinceladas de lo que se puede ver. Sobre las siete de la tarde cena almejas plato típico de Bélgica mucha nostalgia en la despedida y sobre todo una amistad forjada en nuestros corazones para toda la vida con unos seres extraordinarios.

Mi frase es, «Quien no vive para servir, No sirve para vivir». Gracias al Sr. Juan Santana y al periódico el digital sur, por mostrar nuestras vivencias y parte de nuestra cultura en otro país, reconocemos su labor como profesional y su amistad como persona. Un abrazo a todos de parte de Roberto Rodríguez & Javier Padilla.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram