CNMC desaconseja la instalación de una planta regasificadora de gas natural en Granadilla

Podemos trasladará al Cabildo las consecuencias del informe de la Comisión de Mercados contra la planta regasificadora de Granadilla

Fernando Sabaté: “Se ratifica una vez más que la implementación del gas natural sería un negocio ruinoso, que además equivaldría a un bloqueo en la penetración y el avance de las energías renovables en nuestro territorio”.

El portavoz del Grupo Insular de Podemos   en el Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, considera muy positivo el informe emitido hace dos semanas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que desaconseja la instalación de una posible planta regasificadora de gas natural en Granadilla de Abona, en el Sur de la Isla.

Para Sabaté, el pronunciamiento de la entidad estatal encargada de velar por la competencia de los mercados “no puede ser más rotundo en su conclusión de que la planta regasificadora es inviable”, pues su uso “no generaría los ingresos suficientes para cubrir los costes, que habría que repercutir en el conjunto de usuarios del sistema gasista español”.

Sabaté ha recordado que “este nuevo dictamen vuelve a reiterar la conclusión que ya hizo pública el año pasado la CNMC: la instalación de una planta de recepción, almacenamiento y regasificación de gas natural en el Sur de la Isla sería un modelo de negocio ruinoso, sin rentabilidad alguna, y donde se generarían más gastos que beneficios.

“Conviene recordar, además, que el sistema gasista en España ya arrastra un déficit de 1.000 millones de euros”, remacha.

Sobrevalorar beneficios e infravalorar costes

Recuerda también Sabaté que hay otros motivos para desconfiar de las cuantías reales que supondría una planta regasificadora, pues en 2008 se estimaba que su construcción costaría 315 millones de euros; posteriormente, en 2011, se afirmó que esa cantidad se reduciría a 271 millones “y los últimos datos, de 2015, apuntaban un valor de unos 192 millones.

“Parece que estamos ante un otro caso, muy habitual en las grandes infraestructuras, en el que se produce una sobrevaloración de beneficios e infravaloración de los costes iniciales”, asegura Sabaté.

Por ello,  el portavoz de Podemos en el Cabildo tinerfeño anuncia que su grupo presentará una iniciativa para que se debata en sesión plenaria el próximo mes con el fin de que “el grupo de gobierno tome buena nota de esta enésima evidencia de la realidad: el gas no es la solución”.

“Debemos completar el diseño de una estrategia insular para la transición energética basada en el ahorro y la eficiencia, la consolidación de la producción renovable, la generación distribuida, y el estudio de todas las posibilidades potenciales que puede tener la geotérmica en nuestra isla. También hay que asegurar la máxima participación ciudadana, de entidades sociales y ayuntamientos, en el accionariado de iniciativas como la central fotovoltaica que proyecta el ITER en el Sur”, ha argumentado.

En definitiva, Sabaté considera “decisivo” apostar “por un modelo de mayor eficiencia y basado en energías limpias y renovables”, pues el mismo “no requiere ni técnica ni económicamente de falsas soluciones intermedias como el gas”.

“Debemos continuar invirtiendo todos los esfuerzos en la búsqueda de la implementación total de un sistema de renovables. Implantar el gas natural equivaldría a un bloqueo en la penetración y el avance de las energías limpias en nuestro territorio, perpetuaría nuestra dependencia y, encima, resultaría más caro y sucio que una apuesta paso a paso, pero sin distorsiones, por las renovables”, concluye.

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*