Aena y Telefónica instalan 17 nuevos desfibriladores en el aeropuerto Reina Sofía

El objetivo es reducir el número de fallecimientos por muerte súbita cardiaca que sólo en España ascienden a 30.000 al año.

Telefónica Empresas está instalando 17 nuevos desfibriladores en el aeropuerto de Tenerife Sur que estarán monitorizados con tecnología móvil y transferirán la llamada a los servicios de emergencia aeroportuarios.

De esta forma, la compañía traslada los beneficios del Internet de las Cosas (IoT) y la sensorización a todos los ámbitos de la vida, incluido el de la prevención y la salud, sumándose así al desafío de reducir la cifra de fallecimientos por paro cardiaco a través de un servicio integral basado en el acceso público a la desfibrilación.

Esta iniciativa se engloba dentro de un proyecto de mayor envergadura acometido en España por las administraciones públicas para luchar contra la muerte súbita cardíaca, una alteración que sólo se puede revertir si se tiene cerca un desfibrilador y que cada anualmente producen en España 30.000 fallecimientos.

A través del desfibrilador se realiza una evaluación del estado de la víctima y, sólo si existe parada cardíaca, se aplica la descarga eléctrica necesaria para revertir dicho estado. Telefónica también se encarga del mantenimiento integral de los dispositivos para que estén disponibles en todo momento.

El acuerdo entre ambas empresas contempla la renovación de dispositivos y la ampliación de los existentes, incluyendo además la instalación de desfibriladores semiautomáticos en algunos aeropuertos de aviación general que no disponían de dispositivos y la formación al personal no sanitario para que puedan utilizarlos en caso de necesidad. La monitorización y gestión de la red de desfibriladores se hará desde el Centro de Operaciones Digitales (DOC) situado en la calle Julián Camarillo en Madrid.

La muerte súbita cardíaca es la pérdida brusca de pulso y conocimiento, originada por un fallo inesperado de la capacidad del corazón para bombear eficazmente sangre al organismo. La mayoría de estos episodios de parada cardíaca se deben a una alteración en la conducción eléctrica del corazón originados por un trastorno llamado fibrilación ventricular, en el que el corazón tiene actividad caótica. Sólo se puede revertir si se aplica una descarga eléctrica entre los 3 y 9 minutos siguientes al inicio de los síntomas. Cada minuto que pasa, las posibilidades de sobrevivir descienden entre un 7 y un 10%. La dificultad para acceder en tan poco tiempo a un desfibrilador explica que sólo sobreviva un 5% de las víctimas de muerte súbita.