Arona aplaza el pago de los recibos municipales hasta finales de año, como apoyo ante la crisis económica

El área de Hacienda del Ayuntamiento de Arona ha aprobado el calendario fiscal del Ayuntamiento de Arona correspondiente a 2021, que aplaza el pago de los recibos de recogida de basuras, vados y reservas de aparcamientos y rodaje hasta los meses de octubre y noviembre de este año, una medida similar a la que se aplicó en 2020 y a la que se han sumado otras, como la posibilidad de que las empresas fraccionen sus impuestos y se acojan a una moratoria de seis meses.

Frente a la crisis económica generada por la pandemia, Arona pondrá especial énfasis en la protección y apoyo a sus vecinos y a las pequeñas y medianas empresas. Ese es el objetivo del calendario fiscal de 2021 que ha sido aprobado por el área de Hacienda y Recursos Humanos, que dirige la concejala Raquel García.

La principal novedad de esta resolución consiste en un aplazamiento del pago de todos los recibos municipales que abonan los vecinos hasta finales de año, una medida que ya se adoptó, de manera urgente, en 2020, durante el estado de alarma y que se consolida este año.

De esta forma, la tasa por recogida de basuras se podrá abonar hasta el 29 de octubre en lo que corresponde al primer semestre del año, mientras que la fecha límite para el recibo correspondiente al segundo semestre será el 30 de noviembre. En cuanto a los vados, los límites serán los mismos, mientras que el rodaje se podrá pagar hasta el 29 de octubre.

Estas medidas se suman a otras aprobadas recientemente en el marco del Consorcio de Tributos de Tenerife, como el aplazamiento hasta noviembre en el pago del IBI, así como la posibilidad de que las empresas del municipio fraccionen el abono de los recibos municipales y puedan acogerse a una moratoria de seis meses. Además, se exoneró del pago del uso del espacio público por parte de las terrazas y se bonificó la tasa de basura en la parte correspondiente al estado de alarma.

Raquel García: “Todo lo lejos que legal y presupuestariamente podamos”

La concejala del área de Hacienda, Raquel García, ha explicado que, desde el inicio de la crisis, “dijimos, y estamos cumpliendo, que iríamos todo lo lejos que legal y presupuestariamente fuera posible para apoyar a nuestros vecinos y al tejido productivo, todo ello, claro, sin poner en riesgo la estabilidad en las cuentas públicas, que el año pasado ingresaron doce millones de euros menos que el anterior. No hay que olvidar –ha agregado- que el Ayuntamiento, además, tiene que mantener los servicios públicos”.