Adeje | Quirónsalud completa su cartera de pruebas COVID-19 con el test rápido de antígenos

Los hospitales cuentan con todos los medios para la detección del virus y en breve multiplicarán su capacidad con un nuevo robot capaz de procesar 400 PCR al día.

Los hospitales Quirónsalud Tenerife y Costa Adeje han completado su cartera de servicios de pruebas para la detección del coronavirus SARS-CoV-2 con la reciente inclusión de los test rápidos de antígenos, que en 15 minutos son capaces de detectar en el organismo de la persona infectada restos de proteínas del virus.

De esta forma, los hospitales tinerfeños están en disposición de ofrecer a la población todos los medios que hay actualmente en el mercado para el diagnóstico de esta patología, pues desde hace ya meses sus respectivos laboratorios cuentan con la tecnología para la realización tanto de PCR, como de test de anticuerpos, con un compromiso de entrega de resultados en menos de 24 horas. Asimismo, en su empeño por seguir mejorando en la detección precoz de esta patología en breve verán multiplicada su capacidad diagnóstica con la adquisición de un nuevo robot capaz de procesar 400 PCR diarias.

El test de antígenos permite detectar la enfermedad a través de una muestra respiratoria y tiene un nivel de sensibilidad del 100% si la muestra se coge hasta el tercer día tras el contagio, lo que permite un diagnóstico rápido de pacientes con sintomatología o que hayan tenido un contacto estrecho con otra persona que haya dado positivo. No obstante, la PCR sigue siendo la técnica de referencia en las primeras fases de la enfermedad por su alto nivel de especificidad.

Proteger la salud

El jefe de servicio de Medicina Interna de Quirónsalud Tenerife, el doctor José Alejandro Medina, explica que en la actualidad hay dos tipos de pruebas para el diagnóstico de esta patología: las que se basan en la detección del propio virus en muestras respiratorias, entre las que se encuentran la PCR y el test de antígenos, y las que se basan en la respuesta del organismo a la infección y que, por lo tanto, son sensibles a los anticuerpos que genera nuestro sistema inmunológico ante la presencia del coronavirus.

En otras palabras, unas buscan la presencia del virus, bien sea a través de su material genético (PCR) o de restos de sus proteínas (test de antígenos); y otras detectan la respuesta del huésped o paciente a la infección (test anticuerpos). “Existe todo un arsenal de pruebas y todas tienen sus ventajas y limitaciones, pero si las utilizamos en los contextos y situaciones adecuadas y de forma generalizada, podemos proteger a la población de una manera eficaz al tiempo que se podrían limitar los efectos negativos que sobre la economía tendrían nuevos confinamientos”, asegura el especialista de Quirónsalud Tenerife, para luego precisar que este tipo de test también nos pueden dar información del día a día de la evolución del virus.

Precisa que la PCR y los test de antígenos se utilizan fundamentalmente en los casos de sospecha de contacto reciente, esto es, en los primeros días tras la infección; mientras que los test de anticuerpos aportan información complementaria con un indudable interés epidemiológico, pues “no sólo facilitan datos sobre la inmunidad grupal, sino que también nos ayudan a hacer un ajuste más fino de las altas hospitalarias”.

“Los test de anticuerpos tienen la utilidad de dar información sobre cuándo se produjo la infección, ya que detecta dos tipos de anticuerpos que se generan en momentos diferentes del proceso infeccioso: la inmunoglobulina IgM, que es un marcador de infección reciente, y la IgG, que se produce algo más tarde (unos ocho días después)”, apunta el doctor Medina. “Aunque la persistencia de la inmunidad está en entredicho, toda esta información nos ayuda a tomar decisiones desde el punto de vista de salud pública”, concluye el especialista.

Sobre Quirónsalud

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Cuenta con más de 40.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 50 hospitales que ofrecen cerca de 7.000 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio internacional. Entre sus centros, se encuentran el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, Hospital Universitari General de Catalunya, Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.