La Candelaria utiliza modelos elaborados en 3D para abordar las cirugías hepáticas más complejas

FOTO Manuel Barrera, jefe de Cirugía General del Hospital de La Candelaria, muestra dos modelos impresos en 3D de un caso complejo.

La impresión tridimensional muestra una percepción más real del hígado y ayuda a los profesionales sanitarios a decidir la mejor estrategia quirúrgica para abordar los casos más complejos.

Se trata de la primera vez que en Canarias se utiliza este tipo de impresión en cirugía hepática con la que se ha intervenido a un paciente que se recupera satisfactoriamente.

La Unidad de Cirugía Hepática del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, cuenta con una nueva herramienta para operar los casos hepáticos más complejos, desde el punto de vista quirúrgico, que consiste en un programa informático capaz de imprimir en 3D el hígado  que debe ser intervenido.

La impresión en 3D se obtiene con la obtención de diferentes cortes del hígado mediante tomografía axial computarizada que posteriormente se fusionan hasta ofrecer una reconstrucción digital en tres dimensiones del órgano. Gracias al uso de un programa informático novedoso, esta imagen se  puede imprimir con tecnología 3D, dando como resultado una maqueta a tamaño real tanto del hígado como de las venas, arterias, anatomías vasculares, vesícula y páncreas, así como del tumor que lo afecta.

La maqueta obtenida recoge todas las particularidades hepáticas y se fabrica con goma de poliuretano en diferentes coloraciones para distinguir anatómicamente los objetos modelados.

El doctor Manuel Barrera, jefe de la Unidad de Cirugía Hepática y del servicio de Cirugía General y Digestiva del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, detalla que “se trata de la primera vez que en Canarias se utiliza este tipo de impresión tridimensional en cirugía hepática de complejidad, en este caso, para un paciente con un tumor benigno que presentaba una gran afectación del órgano”.

Explica que esta nueva herramienta permite dar un paso más en la aplicación de las nuevas tecnologías en la atención sanitaria. En este sentido, recuerda que ya el centro hospitalario trabajaba con herramientas informáticas que permitían imprimir imágenes digitales en 3 D para realizar distintos tipos de cirugías. Pero ahora, con el nuevo programa, se puede obtener una maqueta real, “lo que  supone una importante ayuda en la toma de decisiones en situaciones extremas por la complejidad de la afectación, que hasta ahora no eran técnicamente operables”, señala Manuel Barrera.

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*