La Candelaria colabora en un ensayo para probar una nueva terapia que podría retrasar el alzhéimer

El proyecto AMBAR estudia cómo se puede frenar el deterioro cognitivo mediante la sustitución de una parte del plasma del paciente por una solución de albúmina humana de donantes.

Los resultados de este ensayo se han publicado en la revista científica Alzheimer’s & Dementia. The Journal of Alzheimer’s Association.

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha participado en el ensayo AMBAR (Alzheimer’s Management By Albumin Replacement), un estudio multicéntrico desarrollado en 40 hospitales de todo el mundo y con el que se ha probado el retraso en el deterioro cognitivo en pacientes con alzheimer tras someterse a un recambio plasmático.

Esta terapia consiste en realizar un procedimiento de aféresis plasmática en la que se sustituye el plasma sanguíneo del paciente por una solución de albúmina humana.

Los resultados de este ensayo clínico se han publicado recientemente en la revista científica Alzheimer’s & Dementia. The Journal of Alzheimer’s Association y en esta investigación participaron 20 centros de España y 20 de Estados Unidos, entre los que se encuentra el Hospital de La Candelaria a través de la Unidad de Neurología de la Conducta y Memoria.

El doctor Norberto Rodríguez, neurólogo y coordinador del ensayo en el Hospital de La Candelaria, explica que “los resultados principales mostraron un retraso en el deterioro cognitivo, principalmente en memoria y en la dependencia funcional de los pacientes con alzhéimer incluidos en el grupo de tratamiento activo, frente al grupo que sólo siguió un procedimiento simulado”.

En este sentido, el especialista explica que durante 14 meses se evaluó el recambio plasmático como estrategia de tratamiento para pacientes con enfermedad de Alzheimer en fases leve y moderada, midiendo para ello las variaciones en la función cognitiva y la capacidad de los pacientes para llevar a cabo las actividades de la vida diaria, utilizando escalas neuropsicológicas específicas.

Además, “en el proceso de estudio de este ensayo clínico se estudiaron datos de las variables secundarias como pruebas neuropsicológicas complementarias, biomarcadores y datos de neuroimagen para respaldar los resultados clínicos observados del protocolo AMBAR en pacientes con alzhéimer leve y moderado”, detalla Norberto Rodríguez.

Para llevar a cabo esta participación en este estudio multicéntrico, la Unidad de Neurología de la Conducta y Memoria del servicio de Neurología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria contó con la estrecha colaboración del servicio de Nefrología, además de los servicios de Análisis Clínicos, Radiodiagnóstico y Medicina Nuclear, entre otros.

La investigación clínica forma parte de las actividades de esta unidad del servicio de Neurología, que trabaja, además, en el diagnóstico temprano del deterioro cognitivo, la evaluación de casos en pacientes jóvenes o con síntomas poco frecuentes y el control de los trastornos graves de conducta.